0 comments

Doctrina de torpes y vagos


Todas las mañanas en Info7 irratia

La Fiscal General del Estado español, Carmen Madrigal, ya se ha adelantado a anunciar que no reparará en medios ni papeles para impedir que el candidato aupado por las bases de Euskal Herria Bildu pueda serlo en las urnas.

Consuelo Madrigal, como quienes le precedieron en tan pomposo cargo, no termina de entender las cosas, de aprehender la realidad. Y es que, en primer lugar, los jueces que sentenciaron a Otegi, no hicieron las tareas encomendadas con pulcritud. Es decir, que no dejaron por escrito para qué funciones inhabilitaban al dirigente independentista. Y a Carmen Madrigal se le ha pasado consultar la jurisprudencia española, que ya dictó al respecto en el caso del parlamentario Iker Casanova.

Hasta ahí lo que un buen amigo llama la “Doctrina de torpes y vagos”. Pero así y todo, lo realmente grave es que en poderes tan altos del Estado como la Fiscalía General no terminen de comprender que imponer la fuerza a la voluntad popular sólo es evidencia del fracaso. Pero, claro, a la Fiscal General la nombra el gobierno de Fernández Díaz, el de las vírgenes condecoradas y los ángeles que le aparcan el coche. Así se entiende mejor.

/