4 comments

La reflexión del Lehendakari

Ante la barbaridad, a Urkullu no se le ha ocurrido nada más original que proponer "una reflexión serena". Será la misma que desarrolló cuando encarcelaron a la dirección política del independentismo vasco. Una reflexión que partía de ningún sitio conocido y se dirigía a la nada.

Urkullu, ante hechos de una gravedad que a nadie se le escapa, decide reflexionar con serenidad. O sea, no reaccionar, que es lo que se espera de quien tiene responsabilidad pública.

Urkullu no  hace y, lo que es peor, deja hacer. Y suma fuerzas con los que hacen el mal. Hay que decirlo así.

Nos cuentan, además, que está presto a mediar entre presos y carceleros. Y, visto lo visto hasta la fecha, habrá que temer que la tal mediación no sea más que una demanda para que los prisioneros y quienes les auparon se resignen.

Estamos ante la demanda de un derecho básico de libre determinación y el Lehendakari se limita a reflexionar y proponer la rendición. Tal vez con algunas condiciones.

Ibarretxe, ayer, estuvo en su sitio. En Catalunya, con Torra, como Agirre estuvo con Compañys. Urkullu, no.

/