2 comments

No es el bastón de Chivite

Una mayoría muy cualificada de la militancia de EH Bildu en Nafarroa ha optado por que sus electos se abstengan en el pleno de investidura y posibiliten así el acceso de María Chivite a la presidencia autonómica.

La decisión, lejos de ser sencilla, se sustenta en algo tan obvio como que el rechazo a Chivite abría las puertas del palacio foral de par en par a la derecha de siempre.

Habrá quien haya votado con el estómago, recordando el GAL, la dispersión de los presos o el agostazo dictado desde Madrid. Y lo habrá hecho con toda la legitimidad del mundo. Con Urralburu o Roldan en la memoria no resultaba fácil seguir los dictados de la sensatez, que obligaban a elegir entre lo malo y lo mucho peor.

Lo malo ya lo conocen las navarras y navarros, pero lo mucho peor, también Y ahora, como dice el adagio latio: Roma locuta, causa finita.

Y dicho todo lo anterior, constaten que Chivite tendrá que negociar día sí y día también. La decisión de las bases de EH Bildu no ha sido convertirse en un bastón, no es eso.

/