1 comment

Si naciste para martillo...

Dicen que los sucesivos batacazos electorales han colocado al PP español al borde de la quiebra. Y eso tiene consecuencias.

O sea que si no ingresas de los jugosos sueldos públicos, porque no mandas, hay que pedir a quien tiene. Pero, claro, si no mandas, esos donantes tan generosos como anónimos, donan a quien manda. La pescadilla que se muerde la cola.

El asunto es que, sin fondos -entre los que levantó el tesorero y los que se repartieron en jugosos sobres los jerarcas del partido mes a mes-, la tesorería del PP se hunde. Y si las cuentas tocan fondo, no levantan cabeza en mucho más tiempo del que preveían, porque tampoco se van a lanzar a campañas de balde de cola y alpargata. Eso no es para ellos.

La conclusión del caso es que ya hay quien plantea vender la sede madrileña de Génova para hacer caja. Y, además, reducir personal, que es lo más fácil.

Ayer despidieron a seis altos funcionarios del partido, de los que cobraban del Congreso de los Diputados y del Senado, pero para que las indemnizaciones no subieran mucho les han aplicado los subterfugios de la reforma laboral por ellos mismos aprobada.

Una medida injusta, sin duda. Y un abuso contra sus propios empleados. Pero ya se lo dijeron a Pedro Navaja: "Si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos".

/