1 comment

Sin entrar en detalles

No es sencillo conocer los intríngulis de la vida interna de los partidos políticos, allí donde las tensiones ideológicas, las apuestas tácticas y las cuestiones personales pueden combinarse hasta desatar la tormenta perfecta, la que siempre acaba en devastación electoral, o sea en pérdida del apoyo de la ciudadanía.

Despues de décadas de un régimen caduco y decadente las fuerzas del cambio han conseguido desalojar al neofranquismo de las más relevantes instituciones de Nafarroa y con sus actuaciones han acreditado que ese cambio era imprescindible para construir una sociedad más justa, más progresista y más enraizada en la cultura y la historia de la propia Nafarroa.

La contradicción es el motor de la historia, bien lo sabemos. Cuando se resuelve bien sirve para avanzar, pero si no se logra, el motor se gripa.

No cabe duda de que es complejo el día a día entre diferentes, pero el mérito en política está, precisamente, en lograr que esa diferencia sea posible en beneficio de un objetivo común. En la gestión de las contradicciones está el mérito.

Por eso, precisamente por eso, a muchos de quienes vivimos -unos como espectadores y otros como protagonistas- el cambio con ilusión desbordada nos parece lamentable y suicida lo ocurrido ayer mismo en Orain Bai: chiquilladas, en política, las justas. Se pagan demasiado caro.

/