chronicle
 
¿Para qué sirven las campañas? Para prohibir manifestaciones

Pocos hechos noticiosos se han producido estos días directamente relacionados con la campaña, por lo que en los informativos solo ha habido discursos de los candidatos y la previsible parafernalia electoral. Hoy, en cambio, se ha producido una noticia, no precisamente alentadora: la prohibición de una manifestación contra una eventual reapertura de la central nuclear de Garoña.

@gara_ialtuna|15/12/2015
20151215_garon_a_ehbildu
Acto de EH Bildu contra la central de Garoña frente a la delegación del Gobierno español en Gasteiz. (Jaizki FONTANEDA/ARGAZKI PRESS)

Estamos ya en la recta final de la campaña, dicen que decisiva, ya que hay mucho indeciso y cada jornada pueden variar las tendencias. Cada debate, como el de ayer entre Rayoy y Sánchez, o cada polémica, como la que persiguió a Ciudadanos en relación a la violencia machista, puede tener su influencia. Eso dicen, al menos.

No lo sabemos a ciencia cierta. No es tangible. Se mide en el ámbito la demoscopia, pero, como se ha comprobado en multitud de ocasiones, el margen de error suele ser tremendo entre lo que deparan las urnas y la «foto fija» o «tendencia» expresada poco antes por las encuestas.

Las campañas tampoco parece que sirvan para entablar una suerte de contrato entre candidatos y electores. Eso sí que está empíricamente demostrado. Las promesas electorales se las lleva el viento.

¿Para qué sirven, realmente, las campañas? Hoy hemos sabido que sirven, por ejemplo, para prohibir manifestaciones. La Junta Electoral Provincial de Araba ha denegado la marcha que para este sábado había convocado Araba sin Garoña en contra de la reapertura de la central nuclear, al coincidir con la jornada de reflexión.

En Araba, como ha recordado la plataforma convocante, no hay ni un solo partido que defienda –abiertamente, al menos– dicha reapertura, pero, según parece, la movilización sí entra «en la liza política», en palabras de la resolución.

Tal vez, la Junta tenga razón al utilizar esos términos, no porque la central sea motivo de controversia entre los ciudadanos alaveses, mayoritariamente contrarios a la misma, sino porque es muestra de la colisión entre las decisiones tomadas allí con los deseos que se albergan aquí. EH Bildu ha realizado hoy mismo un acto electoral para denunciar precisamente las actuaciones del Gobierno de Rajoy que buscan evitar el cierre definitivo de la central nuclear.

Por lo visto, las manifestaciones se prohíben, pero no las acciones gubernamentales que quebrantan la voluntad de los alaveses en esta cuestión. Así lo ha expresado en las redes sociales el parlamentario Dani Maeztu (@DanielMaeztu).