12/01/2019

El apoyo de los centristas a los socialdemócratas suecos aparta a la ultraderecha

El socialdemócrata Stefan Löfven podría gobernar cuatro años más en Suecia en minoría con los ecologistas gracias a un pacto con centristas y liberales que deja sin influencia a la ultraderecha, tercera fuerza y aislada por el resto de partidos.

GARA|estocolmo
0112_mun_suecia

El Partido del Centro y el Partido Liberal de Suecia accedieron a dar su apoyo al primer ministro en funciones, Stefan Lofven, para que siga en el poder y se resuelva la parálisis política existente desde las elecciones de setiembre, a falta ya solo de que los órganos de las distintas formaciones den el visto bueno definitivo al acuerdo este fin de semana.

Lofven permanece en funciones tras perder una moción de confianza en el Parlamento y fracasó en un intento por obtener el apoyo necesario de otros partidos, al igual que tampoco pudo logar este respaldo su principal rival, Ulf Kristersson, líder del Partido Moderado.

Ambos dirigentes se vieron el jueves con el presidente del Parlamento para exponerle sus respectivos planes de cara a la tercera y penúltima votación parlamentaria que tendrá lugar la próxima semana, para la cual no se ha propuesto formalmente todavía a ningún candidato.

El diario “Aftonbladet” aseguró ayer que Lofven ya cuenta con los apoyos para salir elegido, después de que su bloque de centro-izquierda haya obtenido el visto bueno de centristas y liberales, que de esta forma marcan distancias con la Alianza conservadora que dirige Kristersson y evitan también el apoyo de la ultraderecha.

El presidente del Parlamento dará a conocer el lunes el nombre del candidato que el miércoles se someterá al escrutinio de los diputados. Los cuatro partidos suman 167 de los 349 escaños del Parlamento, por lo que Löfven necesitará previsiblemente que el Partido de Izquierda, apoyo externo en la anterior legislatura, no vote en su contra.

En el acuerdo se destaca sin embargo expresamente que los excomunistas quedarán «fuera de cualquier influencia sobre la dirección política de Suecia en el próximo mandato».

«Los socialdemócratas consideramos que el acuerdo entre nuestros partidos defendería la democracia y haría avanzar a Suecia mediante reformas necesarias», declaró Lofven.

Reformas

El acuerdo establece una colaboración presupuestaria entre los cuatro partidos, renovable cada año, y reformas en el mercado laboral, el régimen de alquiler de vivienda y la política fiscal.

La líder del Partido Centrista, Annie Lööf, explicó su apoyo a Löfven –contra quien había votado hace un mes en el Parlamento– por los avances logrados en los últimos días en varias áreas y por la especial situación política en Suecia.

El bloque de izquierda de Löfven, cuyo partido fue el más votado, logró 144 escaños por 143 de la llamada Alianza –conservadores, centristas, liberales y democristianos– y 62 del ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), con el que nadie quiere pactar.

El Partido Liberal, que tiene 22 escaños por 31 de los centristas, celebrará un consejo extraordinario mañana para votar el acuerdo.

NO SERÍA GRATUITO


«No es nuestra solución preferida, pero es la mejor posible en una situación difícil», afirmó el centrista Lööf. Recordó que el apoyo de la ultraderecha no sería gratuito.