21/04/2019

Tres detenidos en Iruñea acusados de una violación múltiple

Tres hombres fueron detenidos en Iruñea por la Policía española acusados de una violación múltiple contra una joven. El Ayuntamiento pidió prudencia y se reafirmó en su total apoyo a la víctima, como ha evidenciado en anteriores ocasiones.

GARA|IRUÑEA

DENUNCIA


La denuncia presentada por la joven señala, según Efe, que fue violada de manera sucesiva por varios hombres y que le arrojaron en la bebida una sustancia que alteró su conciencia.

La Policía española detuvo a tres hombres acusados de llevar a cabo una violación múltiple contra una joven a la que habrían arrojado una sustancia en la bebida para anular su voluntad.

Fuentes de la investigación apuntaron a la agencia Efe que la víctima denunció el pasado domingo que varios hombres la habían violado de manera sucesiva en un piso en Iruñea. Varios medios apuntaron que la violación se produjo en la calle Jarauta, en Alde Zaharra

Según la denuncia, la mujer salió de fiesta el sábado y fue drogada con algún tipo de sustancia que alguien le habría vertido en la bebida.

Cuando dejó de estar bajo el efecto de la droga, tomó conciencia de la situación y de que se encontraban en la vivienda donde se habría producido la violación, y acudió a denunciar.

Al menos tres hombres, según las fuentes citadas por Efe, fueron detenidos en relación al caso y pasaron a disposición judicial el pasado lunes. No se descarta la implicación de más personas.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa indicaron a Efe que al menos de un caso de esta naturaleza se ocupa el Juzgado de Instrucción número 2 de Iruñea.

Ayuntamiento pide prudencia

El Ayuntamiento de Iruñea, por su parte, pidió ayer prudencia ante las informaciones sobre la violación en grupo.

Junto a ello, precisó que en el inmueble donde sucedieron los hechos, situado en la calle Jarauta, hay cuatro pisos de titularidad municipal en los que «algunas personas residen de forma irregular». Existe desde enero un proceso judicial abierto con el objetivo de que el Ayuntamiento recupere el uso pleno de estas viviendas.

La comunicación del Ayuntamiento añade que el destino futuro de estos pisos es su reparación para poder dedicarlos a realojos del vecindario de Alde Zaharra, un barrio que está inmerso en un proceso de rehabilitación.

El Ayuntamiento indicó además que en el caso de que las informaciones se confirmaran, asumirá «su papel habitual de total apoyo a la presunta víctima y máximo respeto a su intimidad», un trato que reclama «a todos los agentes sociales o mediáticos y a todas las instituciones en el caso de que se dieran nuevas filtraciones».

El primer medio que se hizo eco de la noticia fue un portal ultraderechista que lo vinculó con una casa okupada «sin que el consistorio de Bildu y su alcalde, Joseba Asiron, hubieran hecho nada para sacar de allí a esas personas» y llegó a emplear la expresión «manada okupa».

El Ayuntamiento destacó que «reitera su absoluto compromiso con la lucha contra las agresiones sexistas, compromiso que la ciudad ha hecho suyo como ya ha quedado demostrado en anteriores ocasiones».