17/05/2019

Un triángulo amoroso de aristas imposibles
V.E.
0517_fidel

Para presentar la nueva película como director de Louis Garrel, se podría hablar de pequeña sorpresa, pero entonces nos dejaríamos llevar por lo fácil, es decir, por la reducida envergadura de un proyecto que se siente a gusto en las distancias cortas.

Pero la realidad es que la estrella indiscutible de este discreto show (pues lo dirige, lo protagoniza y lo co-escribe) ya venía de superar con nota sus compromisos anteriores como realizador. Todo esto teniendo en cuenta, por supuesto, que es el descendiente de una de las estirpes más admiradas que haya dado el cine francés en toda su historia. Así se presentó Louis Garrel en la 66ª edición de Zinemaldia, y así de reforzado salió (recordemos, con el premio, ex aequo, al Mejor Guion bajo el brazo).

El éxito lo conquistó gracias a esta juguetona comedia de enredos amorosos, en la que la compañía de Laetitia Casta y Lily-Rose Depp puede convertirse en una trampa mortal. Garrel junta pues el romance con la muerte, pero lo hace con nítido y jovial espíritu cómico. El resultado de tan enmarañada ecuación es, sorprendentemente, una muy ligera, fluida y alegre celebración (al menos para el espectador) de los males que padece nuestro corazón.