18/05/2019

chronicle
 
VOTAR ESTÁ BIEN, PERO DISFRUTAR DE TODOS LOS DERECHOS, AÚN MÁS

NO OCULTAN SU «ILUSIÓN Y EMOCIÓN» DESPUÉS DE HABER RECUPERADO LA POSIBILIDAD DE VOTAR, AUNQUE LO QUE DEJARON BIEN CLARO AYER EN BILBO LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL ES QUE DESEAN DISFRUTAR DE TODOS SUS DERECHOS EN IGUALDAD DE CONDICIONES QUE EL RESTO DE LA POBLACIÓN, NADA MÁS.

Agustín GOIKOETXEA
0518_eg_euskalduna

Más de 350 personas se reunieron en el Palacio Euskalduna en un encuentro en el que discapacitados intelectuales o del desarrollo, junto a sus familias, plantearon a candidatas de PNV, EH Bildu, PSE, Elkarrekin Podemos y PP a las Juntas Generales de Bizkaia que, ahora que han recuperado la posibilidad de votar, reclaman derechos; entre ellos, el de participar en todos los asuntos de la vida pública.

Hugo Baroja, presidente de Fevas Plena Inclusión Euskadi, federación que agrupa a 13 asociaciones de la CAV, explicó que con el acto querían dar un nuevo paso, recordando a los partidos que su voto también cuenta. Tras la reforma de la Ley Electoral, unos 7.500 ciudadanos de los cuatro herrialdes vascos recuperaron el derecho a sufragio, que ya pudieron ejercer el 28A.

Manifestó que defienden los derechos políticos de esas personas «con la misma vehemencia que siempre hemos abanderado la lucha por todos sus derechos, porque todavía quedan muchos que no pueden disfrutar en igualdad de condiciones que el resto de la población. Hablamos del derecho al empleo, a la salud, a la educación, a la cultura, al deporte, al ocio...».

«Quieren ser protagonistas de sus vidas y para ello deben dedicarse recursos suficientes que garanticen los apoyos que realmente necesiten para desarrollarse como personas y vivir una vida de calidad lo más autónoma posible», expuso.

Baroja afirmó que no querían que el encuentro con candidatas a las Juntas Generales de Bizkaia fuese «algo anecdótico», sino que se abriesen canales de comunicación para que se escuche a estas personas, «porque tienen las ideas claras y saben lo que quieren». Esa demanda la hizo extensible al conjunto de la sociedad. «Las personas con discapacidad deben contar siempre, deben conocerlas y reconocer la riqueza de la diversidad, solo así podremos construir una sociedad realmente inclusiva».

En la presentación, Ibone Bengoetxea (PNV), Arantza Urkaregi (EH Bildu), Juan Otermin (PSE), Eneritz de Madariaga (Elkarrekin Podemos) y Amaya Fernández (PP) aportaron pinceladas de iniciativas que han desarrollado en favor del colectivo y hicieron algunas promesas. Los protagonistas pidieron que se les escuche, respete y entienda. «Que haya más ayudas y recursos para que podamos participar en todos los ámbitos, porque tenemos los mismos derechos que las demás personas», insistieron.

Entender y ser entendidos

Otra reivindicación es la mejora de la accesibilidad física y cognitiva. «Necesitamos que todo sea más accesible y fácil de entender para participar, tener más autonomía y más calidad de vida», añadieron. Desean que el resto se ponga en su piel para saber qué es verdaderamente lo que viven. Tampoco pasaron por alto el «sobreesfuerzo económico» que supone para ellos y sus familias la discapacidad.

Reivindicaron más oportunidades laborales, no solo en los talleres protegidos, también en otras empresas y en la propia administración pública. Asimismo, emplazaron a que los profesionales de la salud y de los servicios sociales, al igual que los vinculados a la justicia y la policía, se adapten a sus necesidades, empleando un lenguaje más sencillo. «Y pedimos más recursos y personal para reducir los tiempos de espera», dijeron sumándose a una demanda que está generalizada.

Desean elegir dónde y con quién vivir, así como ayudas al alquiler para poder emanciparse como el resto de las personas. En educación, solicitaron más apoyo en todas las etapas, más sensibilización en la escuela y más propuestas para prevenir el bullying. Respecto al transporte, se quejaron de que las rampas de los autobuses no funcionan o que la tarjeta de transporte Gizatrans no está operativa en Renfe y Feve, sin olvidarse de exigir que se respeten los aparcamientos para personas con movilidad reducida.