27/08/2019

Alberto CASTRO
Al vaivén de la guerra comercial

Los mercados siguen sometidos al vaivén de la guerra comercial. Después del fuego cruzado de la semana pasada entre Estados Unidos y China, con anuncios de imposiciones mutuas de aranceles y otra clase de amenazas, ayer se rebajaba el tono de la disputa al afirmar Donald Trump que se retomarían pronto las negociaciones. Aunque nada se puede dar por sentado si nos atenemos a los precedentes anteriores, la posibilidad de cualquier clase de acercamiento, por mínimo que sea, animaba a los inversores a regresar a las compras.

La cara más preocupante de la jornada se conocía en Alemania, donde la confianza empresarial, según el índice del instituto Ifo, cae en agosto a su nivel más bajo desde finales de 2012, alargando la tendencia negativa a cinco meses. En concreto, se fue a los 91,3 puntos, desde los 92,1 puntos de julio. Y el futuro no puede ser peor: los empresarios han entrado en una fase de gran pesimismo y no ven ninguna mejoría en sus negocios para los próximos meses. Desde el propio instituto alemán se avisa de un aumento de los indicios de recesión.

El Ibex empezó la jornada a la baja, presionado por las caídas de Wall Street y los mercados asiáticos, pero después enderezó el rumbo animado por el tono más conciliador de Trump. Terminó con 8.679,20 puntos, tras recuperar un 0,34%. En Europa, más de lo mismo, con avances del 0,40 en Fráncfort y del 0,45% en París. Por su parte, Milán se anotaba un 0,99%, impulsado por la posibilidad de que no haya nuevas elecciones y se forme un nuevo gobierno sin la presencia de Matteo Salvini.

En el Ibex, los mejores fueron Ence (3,13%), Telefónica (1,99%) y ArcelorMittal (1,74%), mientras que IAG (-1,04%) y Grifols (con un -1,01%) terminaron al frente de los más castigados.