02/11/2019

TXEMA URKIJO
CABEZA DE LISTA DE MÁS PAÍS AL CONGRESO POR BIZKAIA

Al frente de la única candidatura vasca de la formación, Txema Urkijo ha dicho sí al proyecto de Iñigo Errejón para hacer «política útil» y apelar a la izquierda desencantada, rodeado de excompañeros de Gesto por la Paz, «gente de confianza».

«Espero que nos vote gente desilusionada del PSOE, UP y PNV»
Nerea GOTI|BILBO
1102_eg_urkijo

¿Qué le ha impulsado a volver a la arena política y a hacerlo como candidato de Más País?

No sé si me he ido del todo alguna vez. Los tres años que he estado en Madrid he estado como responsable de Memoria del Ayuntamiento y eso tiene mucho que ver con la política. Lo que me impulsó a dar el paso es que Más País me pareció un proyecto con el que sintonizaba muy bien por el concepto de política útil. El salto de Más Madrid a Más País se produce en el marco de la frustración por la incapacidad para formar un gobierno progresista por parte del PSOE y Unidas Podemos. Eso marca mucho, porque el concepto de política útil implica que es una enorme irresponsabilidad no leer bien el resultado del 28 de abril, cuando era más que factible un gobierno progresista que hubiera hecho frente a los problemas que tiene la ciudadanía española, y desperdiciarlo asumiendo el riesgo de lo que pueda suceder en unas elecciones como estas. Me suele gustar decir que si hubieran llegado a un acuerdo yo no estaría aquí, entonces sí estaría, a lo mejor, alejado de la política.

¿Cómo se define Txema Urkijo ideológicamente, porque ha trabajado con gobiernos del PNV (Ibarretxe y Urkullu), PSE (López), Podemos (Carmena)...?

No me gustan los corsés. Reivindico una cierta incoherencia, no en el sentido de decir un día una cosa y otro día otra, pero sí la de poder demostrar ciertos aspectos de tu personalidad o de tus propias convicciones que no cuadran dentro de estereotipos muy cerrados. Reivindico ese tipo de formas de pensar, un tanto mixtura de corrientes diversas. En lo sustantivo creo que soy una persona ubicada en el mundo del progresismo, en el mundo de la izquierda, creo que eso es lo esencial.

¿Qué papel va a jugar su formación al tablero político español, qué proyecto diferenciado va a aportar Más País partiendo de un origen común con Unidas Podemos?

Sobre todo es una actitud, más que un programa, que también, y tiene mucho que ver con el concepto de política útil. Me cuesta mucho entender las posiciones que sostuvieron tanto el partido socialista como Unidas Podemos en el proceso de negociación. Creo que era tan prioritario conformar un gobierno progresista que afrontar problemas tan graves, como por ejemplo el territorial, cuando todos sabíamos que iba a ocurrir lo que iba a ocurrir con la sentencia del Procés y con todos los problemas que hay.

El abordaje de la cuestión territorial en España de un gobierno progresista no va a ser igual, no puede ser igual que la de un gobierno conservador. Por tanto, esto ya constituye una prioridad, también en las políticas sociales, esa desaceleración de la economía, la recesión que todo el mundo apunta que puede venir no es lo mismo afrontarla desde políticas que refuercen el estado del bienestar y que protejan a las clases mas desfavorecidas.

¿A qué espacio social cree que va a dar respuesta Más País, quién cree que les votará?

Espero que primero nos vote la gente que se ha desilusionado con lo que ha ocurrido estos últimos meses. Creo que también vamos a recoger votos de votantes desencantados o cabreados con lo que han hecho sus partidos, tanto del PSOE como de Unidas Podemos, pero también estoy convencido de que vamos a reunir votantes que en algún otro momento han sido fieles a otros partidos.

Por ejemplo, el votante del PNV tiene que ser consciente de que el PNV es un partido que tiene una importante cultura de pacto pero lo que no sabemos es hacia donde va a decantar su voto, porque, según le interese, lo mismo puede apoyar un gobierno progresista que a un gobierno conservador, entonces si un votante del PNV cree que la mejor manera de afrontar determinados problemas es desde un perspectiva de gobierno progresista, es mejor que nos vote a nosotros que no al PNV.

Catalunya, ¿cuál es la hoja de ruta de Más País?

El abordaje tiene que ser interno, en Cataluña. Hay un nivel de polarización, de crispación y de división social importante. Hay que recomponer relaciones sociales, un clima de dialogo político, no puede ser la pedagogía de las llamadas, que tiene mucho de teatral y de sobreactuación. Hay que llegar a algún tipo de acuerdo dentro de Cataluña. Al mismo tiempo, desde el Congreso pero no necesariamente, hay que habilitar cauces de diálogo con los partidos catalanes.

Va ser un proceso largo, porque no hay una solución sencilla, es más, dudo que haya una solución. De la misma manera que otros conflictos, el territorial en Cataluña como el vasco, no son problemas que tengan una solución en el sentido de final del problema. El problema va seguir existiendo porque las tensiones van a seguir existiendo. Probablemente lo que haya no sea una solución definitiva sino una manera adecuada de gestión del conflicto que tenga en cuenta el contexto de cada momento.

¿Y Euskal Herria, apoyarían el derecho a decidir de los y las vascas en Madrid?

A nosotros no nos gusta que los problemas territoriales se planteen en términos de derecho porque creemos que esta es una vía cegada por dos motivos, porque a nivel doctrinal y de legislación nacional e internacional es una vía cegada. No está reconocido el derecho de autodeterminación traducido como un derecho de secesión interno de un estado. Plantearlo en términos de derechos desde esa perspectiva nos conduce a un callejón sin salida.

También nos conduce a un callejón de salida en el actual marco, lo vimos con el Plan Ibarretxe y lo hemos vuelto a ver ahora mismo con el Tribunal Constitucional con el caso catalán, por tanto creo que es mucho mas razonable plantearlo en términos de un principio democrático, es decir cuando hay unas mayorías en determinado territorio que tienen una aspiración política determinada hay que procurar que existan vías y posibilidades para que eso tenga algún tipo de materialización, la concreción de eso debe ser fruto del debate político, del acuerdo, siempre hay que plantearlo en términos de acuerdo y las apelaciones a la sociedad para mi deben ser formas de ratificar determinados acuerdos previos que se han llegado entre los partidos. Creo que esa es la vía.

Pedro Sánchez anunció una reorientación de la política penitenciaria, pero apenas ha habido movimientos, mucho menos que en el Estado francés. ¿Comparten ese ritmo, qué propone Más País al respecto?

Tengo la convicción de que si soy candidato de Más País es porque Más País no tiene mucho inconveniente en sostener aquellas cuestiones que yo haya podido mantener a lo largo de mi trayectoria publica, por tanto y aun consciente de que es una organización política en ciernes que no ha tenido la oportunidad de desarrollar su programa electoral y su posicionamiento sobre una serie de cuestiones que no han venido demandadas por las urgencias del momento, me atrevo a hacer propias de Más País las posiciones que sostengo yo. Creo que no hay ninguna justificación para que esa reorientación de la política penitenciaria no se haya dado ya hace tiempo, la transformación de la política penitenciaria de un instrumento de política antiterrorista en un instrumento que favorezca la convivencia.

ACTITUD


«Lo que aportará Más País es, sobre todo, una actitud, y tiene mucho que ver con el concepto de política útil»

TERRITORIALIDAD


«No nos gusta que los problemas territoriales se planteen en términos de derecho porque es una vía cegada»

PRESOS


«No hay ninguna justificación para que la reorientación de la política penitenciaria no se haya hecho ya»

EL SALTO


«Me suele gustar decir que si PSOE y Unidas Podemos hubieran llegado a un acuerdo yo no estaría aquí»

SIN CORSÉS


«Reivindico una cierta incoherencia, poder demostrar convicciones propias que no cuadran dentro de estereotipos muy cerrados»