15/01/2020

Cuando la aventura clásica queda en un segundo plano
Koldo LANDALUZE
0115_elmisterio

Todo resulta un tanto peculiar en esta propuesta que nació como producción china, que fue filmada por Oleg Stepchenko y en cuyo reparto coinciden, entre otros, Jackie Chan, Arnold Schwarzenegger, Rutger Hauer y Charles Dance.

El filme también nos deja un tanto confusos ya que se trata de la secuela de “Transilvania, el imperio perdido”, una película de corte fantástico del año 2015 que nunca llegó a nuestras carteleras.

En esta oportunidad, y tal vez debido a la presencia de los veteranos intérpretes que animan el reparto, nos embarcamos en este concepto de cine de aventuras en el que más allá del toque nostálgico –nuevamente debido al reparto– todo funciona siguiendo los parámetros frenéticos y los de los videojuegos. Si bien en su supuesta declaración de intenciones topamos con una especie de guiño al cine de aventuras de corte clásico, todo en la película se resuelve mediante una fusión muy extravagante entre el cine fantástico y las artes marciales.

Para complicarnos un poco más, los referentes visuales nos remiten a la fascinante “Las aventuras del barón Munchausen” de Terry Gilliam. Por mucho que se esfuerce, Oleg Stepchenko ni es un genio, ni está tan enloquecido como el ex-Monty Python y a lo único que se aferra para evitar el naufragio de “El misterio del dragón” es en un encadenado de secuencias resueltas mediante efectos infográficos y una sucesión de combates inspirados en las coreografías del género Wuxia.

En su conjunto, el filme se presenta como una especie de criatura de Frankenstein que ha sido zurcido por películas hollywoodenses como la saga “Piratas del Caribe” o “La momia”, lo cual limita mucho el encanto original que hubiera podido tener esta producción si se hubiera concretado en un estilo concreto o hubiese respetado mucho más su condición de película de serie B.