02/06/2020

Reportage
 
Dos «kawasaki» se curaron en Iruñea y otro en Cruces

El Estado francés reportó el fallecimiento de un niño por el síndrome similar al Kawasaki que el covid parece provocar muy excepcionalmente en menores. En Euskal Herria se detectaron algunos casos, que se cogieron a tiempo y respondieron bien al tratamiento.

Aritz INTXUSTA
0530_eg_kawasaki2

L o que teme el pediatra Sergio Aguilera –al que recientemente GARA entrevistó por el estudio genético en el que participa sobre personas jóvenes y sanas que han tenido enfermedad covid grave– es que un artículo sobre el síndrome «parecido al Kawasaki» que el coronavirus puede provocar en niños acabe generando una alarma innecesaria. Ante todo, el pediatra subraya que se trata de un síndrome con una incidencia muy escasa. En toda esta primera onda de la epidemia –donde según los cálculos de seroprevalencia del macroestudio ENE-Covid de la Carlos III se ha infectado un 5% de la población (7,2% en Araba; 5,8%, en Nafarroa; 3,9%, en Bizkaia y 2,8% en Gipuzkoa)– solo se han notificado una veintena de casos en todo el Estado. Dos de ellos han tenido lugar en Nafarroa y, al menos, otro niño acabó en la UCI de Cruces. Quizá haya habido algún caso más en la CAV, pero después de más de una semana aguardando respuestas de Osakidetza, se ha decidido seguir adelante con el artículo y centrarlo en la experiencia navarra.

El coronavirus ha sido menos dañino para los niños que lo que se previó. «En el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) se hizo un protocolo intenso en marzo para canalizar los ingresos en la UCI pediátrica. Teníamos miedo porque llevamos muchos casos de niños susceptibles de desarrollar casos de covid grave: pacientes oncológicos, crónicos, neuropediátricos, niños con inmunodeficiencia.... Ha habido ingresos de niños en hospital, pero casi ninguno grave. No nos hemos sentido saturados como ha pasado con los adultos», comenta Aguilera.

Concretamente, en esta primera onda de la epidemia, solo hubo un ingreso en UCI pediátrica por covid y fue, precisamente, por esa reacción inmune que recuerda al síndrome de Kawasaki. Existió, además, el caso de otro menor que fue ingresado en UCI por esta misma reacción. Sin embargo, al tener 16 años, acabó en la UCI de adultos. Se trató en ambos casos de episodios graves, pero que respondieron muy bien al tratamiento. Siendo técnicos, no se puede hablar de «Kawasaki por covid». Lo más preciso es referirse a él como «síndrome postinfeccioso inflamatorio grave y temporalmente asociado al covid». La causa efecto aún no se ha demostrado y los detalles de la definición los están tratando de perfilar el Imperial College Británico y la Rockefeller University.

La enfermedad de Kawasaki es una «vasculitis leucocitoclástica» que, hasta la llegada de la pandemia de covid, estaba documentada como muy excepcional. Bajando a un lenguaje llano, se trataba de una reacción inmunitaria desproporcionada y autolesiva activada por virus indetermiandos.

PCR negativa, pero sí anticuerpos

Este síndrome tan raro –detectado por el doctor Tomisaku Kawasaki en 1961– es lo más parecido que han encontrado los médicos a la reacción inmunitaria que se ha constatado en unos cientos de niños a lo largo de esta pandemia a nivel mundial. Como nunca se habían detectado tantos casos de reacciones de este tipo, la hipótesis es que el covid hace de gatillo para un tipo concreto de «Kawasaki».

«Los casos de este síndrome que se han detectado ha sido en niños que han pasado un covid asintomático o muy leve. Esto se sabe porque la prueba PCR les da negativo, pero sí que se encuentran anticuerpos. El virus o no les ha hecho daño o este ha sido muy poco relevante», explica este pediatra de UCI del CHN. La complicación viene, según señala, unos cuantos días después de la curación. «Unas semanas después empieza a aparecer malestar general, reacciones en la piel, puede aparecer fiebre o exantema. El mayor problema es que enseguida les baja la tensión arterial y algunos entran en shock, a veces acompañado fallo cardíaco y pueden tener inflamación intestinal. Es un cuadro muy agudo, muy grave», describe Aguilera.

La fortuna de que el síndrome de Kawasaki estuviera bien registrado es que los médicos tenían tratamiento. Y los casos de esta nueva vasculitis leucocitoclástica responden favorablemente a estas pautas que ya existían. «La gente no se tiene que asustar, tenemos tratamiento y este tipo de casos son muy excepcionales. Para toda la población que ha sido infectada, esos cientos de miles o millones en el Estado, ciertamente no es mucho veinte casos». La máxima sigue siendo que, cuanto más joven es el sujeto, menor riesgo corre de desarrollar una enfermedad grave a causa del covid.

Por lo que se sabe hasta el momento, el niño de nueve años fallecido en el Estado francés el 15 de mayo es, por ahora, el único caso que se conoce de una muerte provocada por este tipo de reacción. En ese país se han documentado 125 casos de «síndrome postinfeccioso inflamatorio temporalmente vinculado al covid». El niño ingresó ya con fallo cardíaco y no superó esta complicación tras pasar siete días en la UCI.