30/07/2014

Alberto CASTRO
Un botín menor

El Ibex logró cerrar por encima de los 10.900 puntos. No obstante, se dejó al final una gran parte del botín de puntos conseguidos durante la sesión. Los inversores tuvieron de todo para fundamentar sus operaciones, aunque acabó imponiéndose el buen tono de la economía estadounidense, que sigue dando pasos hacia la recuperación. Así, la confianza del consumidor se eleva este mes a máximos desde octubre de 2007, mientras que los expertos esperan para hoy una nueva reducción del programa de estímulos hasta los 25.000 millones de dólares.

Las últimas referencias de empleo y la apuesta de Janet Yellen por acomodar sus movimientos a su evolución pueden anticipar la subida de los tipos de interés. Los analistas lo interpretan como un signo claro del despertar de su economía.

A estos puntos positivos se añadía en el Estado español la nueva caída en la rentabilidad del bono hasta el 2,47%.

Pero no todo fueron buenas noticias: las sanciones de la Unión Europea contra Rusia inquietan por su posible respuesta, mientras que las cuentas de Deutsche Bank y de Orange no alcanzan el nivel dado hasta ahora por el conjunto de las compañías.

El Ibex, tras hacer un máximo de 10.964 puntos, acababa en 10.901,20 puntos al anotarse un 0,20%. Fráncfort (+0,58%), París (+0,48%) y Londres (+0,29%) se sumaron a los avances. En el Ibex, Mediaset (-2,43%) encabezó las pérdidas, mientras que Abengoa (+1,77%) abría la lista de ganadores. Entre los pesos pesados, el mejor era Telefónica (+0,65%).