La casualidad –y la tregua otorgada por mi hijo en torno a la liturgia casi dominical con la compañía Marvel– me ha permitido ver casi simultá[...]