Renuncia el nuevo abogado de dos de los procesados por la violación de sanfermines

El abogado sevillano Manuel Castaño Martín ha renunciado a la defensa de dos de los cincos jóvenes sevillanos encarcelados por la violación en grupo de una joven madrileña. Castaño ha ocupado el puesto unas pocas horas y ha renunciado después de que se anunciara su nombramiento y se difundiera su biografía.

Naiz|12/10/2016

Castaño tomaba el relevo a la abogada navarra Carmen Sala, que accedió a la defensa el 7 de julio cuando estaba de guardia en el turno de oficio y fue contratada para este caso. La letrada renunció la pasada semana por discrepancias con el resto de abogados en la forma en la que llevan este caso.

Como los dos acusados, Ángel B.F. y Jesús E.D., no habían nombrado abogado, el Colegio de Iruñea les designó dos de oficio, pero Castaño se personó en el juzgado. Entonces se hizo público su nombramiento y su biografía.

En la misma, se detallaba que había sido candidato el año pasado a la presidencia del Betis, y que había sido condenado en 1984 en sentencia firme a ocho meses de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas cuando era miembro de la formación ultraderechista Fuerza Nueva. Para entonces se encontraba rehabilitado de una condena anterior por el incendio frustrado de un local de CCOO en la provincia de Huelva.

Ahora queda pendiente designar nuevo abogado a estos dos acusados de los cinco encarcelados por la violación de sanfermines.

Todos ellos además, salvo Ángel B.F., están siendo investigados también por un delito de abuso sexual ocurrido a principios de mayo durante la feria de una localidad cordobesa.

Fruto de la investigación realizada por la Policía Foral para esclarecer la violación en los sanfermines, los agentes localizaron en los teléfonos móviles de los procesados vídeos y conversaciones en varios chat que les condujeron hasta una chica de 21 años en Córdoba, de la que podían haber abusado los sospechosos después de darle una sustancia sedante conocida como burundanga.

Y es que según el auto del juez, en las imágenes se aprecia a la joven «en un estado de profunda inconsciencia» pese a «los besos, tocamientos y risas» de los investigados, y ella misma ha declarado a la Policía Foral que accedió al asiento del copiloto del coche de un chico sevillano y ya «no recuerda más» hasta que despierta desnuda en el asiento trasero.

La chica ha denunciado ahora los hechos ante la Policía Foral ya que en su momento desistió al parecer de hacerlo en Córdoba por la falta de recuerdos precisos y porque no le creyeron cuando contó lo ocurrido a sus amigos y también a un agente local.

Ahora los juzgados de Pozoblanco se encargarán de este caso, mientras el Juzgado de Instrucción 4 de Iruñea continúa la instrucción de la violación de sanfermines.

En ella un informe de la Policía Foral sostiene, tras analizar los vídeos que grabaron en Iruñea los encausados, que la joven madrileña mantuvo un «rol pasivo y neutro», lo que refuerza el «sometimiento» que a juicio del magistrado sufrió ante la superioridad física y numérica de sus agresores.