El recuerdo a presos y exiliados y las llamadas al diálogo marcan la ofrenda floral que abre la Diada

Instituciones, partidos y entidades han abierto los actos de la Diada con la tradicional ofrenda floral ante el monumento de Rafael Casanova. Las referencias a los presos políticos y exiliados han estado muy presentes y también han sido numerosas las apelaciones al diálogo. 

NAIZ|BARCELONA|11/09/2018 12:23|0 comentarios
Ofrenda-torra
Miembros del Govern, con Quim Torra al frente, en la ofrenda floral. (Josep LAGO/AFP)

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha asegurado que la Diada «pondrá de relieve la situación de los presos y exiliados, que es dramática y refleja un estado represivo», y que hay «más de dos millones de personas determinadas a ejercer su derecho a la autodeterminación».

En declaraciones tras la ofrenda floral que ha realizado el Ejecutivo al completo con el president, Quim Torra, al frente, Artadi ha deseado que la movilización de esta tarde sea «masiva, reivindicativa, pacífica y cívica».

Preguntada sobre qué lectura debe hacer el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, Artadi ha afirmado que «se volverá a ver dónde está la parte central de la sociedad catalana, con más de dos millones de personas movilizadas a favor del derecho de la autodeterminación, de una manera pacífica para conseguir la independencia».

Por ello, ha reclamado a Sánchez que «debe aportar una solución política a un reto político», ha dicho. 

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha reivindicado que la Diada es «una fiesta de todos, en la que todo el mundo se puede expresar en libertad».

En declaraciones a los medios, Torrent ha tenido un recuerdo especial para su antecesora, Carme Forcadell, actualmente presa en la cárcel de Mas d'Enric (Tarragona).

Torrent considera que está en la cárcel ante una situación «injusta, que reclama libertad, como reclama una inmensa mayoría de ciudadanos del país, que hoy también aprovecharán para decir que quieren libertad, y que no se recorten los derechos y las libertades fundamentales».

También la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha denunciado las «ausencias» de los líderes independentistas en prisión y ha advertido de que «será imposible» recuperar la «normalidad» en Catalunya mientras se produzca esta situación.

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha asegurado que esta Diada debe servir «para que el Gobierno español tenga prisa en presentar esta propuesta política» para Catalunya.

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha subrayado que el diálogo con el Gobierno español «no puede comenzar con presos políticos y con exiliados», y ha afirmado que Catalunya «no desfallecerá» ni «se rendirá» hasta poder decidir su futuro y constituir la república catalana.

Sabrià ha reafirmado la «voluntad de diálogo» de los independentistas, porque la situación de Catalunya solo se puede resolver en una mesa de negociación, pero ha advertido de que este diálogo «no puede comenzar con presos políticos y exiliados».

La portavoz de CatComú en el Parlament, Jèssica Albiach, ha reclamado un «referéndum pactado, vinculante y con reconocimiento internacional» porque cree que es el mejor camino para solucionar la situación en Catalunya.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha llamado a «superar las divisiones» y a encontrar un camino que permita avanzar en el autogobierno y la financiación catalana a través de amplias mayorías.

PP y Ciudadanos no han participado en la ofrenda.

Los sindicatos CCOO y UGT de Catalunya tamibén han aprovechado la celebración de la Diada para reclamar que se ponga fin a la prisión preventiva de los dirigentes soberanistas.

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha pedido al Ejecutivo español que atienda al «clamor de parte importante de la ciudadanía de Catalunya» e inste a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado a retirar esos «cargos de violencia que no han existido» contra los encausados por el 1-O.

«Espero que demuestren que son un Gobierno sensible. Hasta ahora no hemos visto ninguna prueba y por eso somos muy escépticos. Estos primeros cien días del Gobierno de Pedro Sánchez han sido, ciertamente, muy poco ilusionantes», ha señalado Mauri.

También han participado en la ofrenda floral delegaciones del PNV y EH Bildu, encabezadas por Andoni Ortuzar y Arnaldo Otegi, respectivamente. 

 
NOTICIAS RELACIONADAS