Denegada otra prórroga para los permisos de investigación de Geoalcali en Erreniega

La directora de Industria del Gobierno de Nafarroa ha denegado a Geoalcali una nueva prórroga para los permisos de investigación Adios y Quiñones y ha declarado la caducidad de los mismos, según ha anunciado el Concejo de Undiano en una nota. Esta decisión hace que «Geoalcali pierda todos sus derechos mineros en los 115 km2 que afectan dichos permisos de investigación y no puede seguir con los sondeos, ni tramitar la nueva mina de potasas» en Erreniega. 

Naiz|29/10/2018 11:19

El Concejo de Undiano, que felicita a los habitantes de la zona por esta decisión, recuerda que «aún queda el permiso Ampliación Adiós de 50 km2 en manos de Geoalcali, pendiente de finalizar la primera prórroga. Esperamos que siga el mismo camino y también sea caducado cuando finalice la prórroga dentro de un año».

Añade que «somos 40 los pueblos amenazados por la Mina que quiere abrir Geoalcali» en Erreniega en los ayuntamientos de Adios, Belaskoain, Beriain, Biurrun-Olkotz, Cendea de Zizur, Etxauri, Eneritz, Cendea de Galar, Legarda, Muruzabal, Noain, Obanos, Gares, Tiebas-Muruarte de Reta, Ukar, Uterga, Zabalza y Zizur Nagusia.

«La anulación de los permisos Adiós y Quiñones supone un gran paso para librar a nuestro territorio de los riesgos y problemas de una nueva mina de potasas», continúa.

Recuerda que «han sido continuas las protestas y recursos de los Ayuntamientos y Concejos del Perdón/Erreniega que no queremos que se reabra una mina que dejó tantos problemas e impactos ambientales en nuestros pueblos, escombreras de sal, regatas y ríos contaminados, hundimientos, casas rajadas, campos quemados por la sal, etc».

Ahora parece que «por fin la sensatez se hace un hueco en el Servicio de Minas del Gobierno de Navarra y deniega una nueva prórroga a Geoalcali.
La Resolución de la directora de Industria es muy clara cuando dice que la empresa no merece una nueva prórroga porque no ha demostrado su interés en investigar si realmente hay potasa en el Perdón».

El Concejo de Undiano recuerda que «los Ayuntamientos, Concejos y vecinos del Perdón/Erreniega ya avisamos desde el principio, que las actuaciones de Geoalcali solo tenían como objetivo la especulación en la Bolsa australiana. Al conseguir los permisos de investigación se hicieron con el monopolio de la potasa del Perdón por tres años, que se les prorrogaron otros tres y que ahora querían prorrogar de nuevo, con el mínimo coste económico y sin cumplir sus compromisos. La jugada les salió bien, por lo menos a los primeros dueños de Geoalcali, pues vendieron sus acciones a una empresa australiana y cotizando en Bolsa ganaron más de 30 millones de euros en cuatro años, especulando con la potasa pública de Navarra».

Considera que esta anulación «es una muy buena noticia, pero Geoalcali aun puede recurrir la decisión. Estaremos vigilantes hasta conseguir que la mina de potasa deje de ser una amenaza para nuestros pueblos, nuestro territorio y sus gentes».