Arabia Saudí ejecuta a 37 personas condenadas por «terrorismo», una de ellas crucificada

Arabia Saudí ha ejecutado a 37 personas condenadas por «terrorismo», tres días después de varias detenciones por un ataque a una sede de los servicios secretos.

NAIZ|23/04/2019
20190423_arabia
El príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman. (Bandar AL-JALOUD/AFP)

Las autoridades de Arabia Saudí han ejecutado a 37 personas condenadas por «terrorismo», todas ellas de nacionalidad saudí.

«Se ha aplicado la pena de muerte (...) a varios culpables de adoptar ideologías terroristas extremistas y de formar células para corromper y perjudicar la seguridad, así como para extender el caos y causar luchas sectarias, dañar la paz y seguridad social, atacar sedes de seguridad con el uso de artefactos explosivos, matar varios efectivos de seguridad y por traición por colaborar con entidades hostiles» al reino, ha informado este martes el Ministerio del Interior.

Interior ha señalado que las ejecuciones se llevaron a cabo hoy en las ciudades de Riad, Meca, Medina, Al Sharqia, Al Qasim y Asir. Uno de ellos, Jaled Abdelkarim al Tuegri fue crucificado, un tipo de ejecución no muy común en los últimos años.

Ryad anunció el lunes el arresto de trece personas por sus supuestos planes para atentar en el país, un día después de un ataque reclamado por el Estado Islámico contra una sede de los servicios secretos en la provincia de Al Zulfi, a 260 kilómetros al norte de la capital.

En 2018 las autoridades ejecutaron a 149 presos, tres más respecto al año precedente pese a las promesas del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, de «minimizar» la pena capital en el reino.

Según el último informe de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en el mundo, Arabia Saudí fue el tercer país que llevó a cabo más ejecuciones en 2018, por detrás de China –donde habría miles de ejecutados pero no hay datos oficiales– e Irán, con 253.

 

NAIZ KONTZERTUAK
Loading player...


Liher taldeak Donostiako Doka Kafe Antzokian emandako kontzertuaren unerik onenak.