El surcoreano Bong Joon-Ho se lleva la Palma de Oro de Cannes

El surcoreano Bong Joon-Ho, con ‘Parasite’, hizo buenos los pronósticos y se ha llevado la Palma de Oro del Festival de Cannes.

NAIZ|Cannes|25/05/2019 22:34
0525_cannes
Bong Joon-ho se dirige al público tras recibir la Palma de Oro, bajo la atenta mirada de Catherine Deneuve. (Christophe SIMON/AFP)

Bong se ha mostrado muy emocionado al subir a recoger un premio que ha asegurado que no se esperaba, y se ha referido a los cineastas franceses que siempre le han inspirado, Claude Chabrol y Henri-Georges Clouzot.

También ha destacado que hacer ‘Parasite’, una comedia que torna en tragedia, ha sido «aventura muy particular», que no podría haber realizado sin sus actores.

El premio al surcoreano ha sido por unanimidad, como ha precisado el presidente del jurado, Alejandro González Iñárritu, que ha señalado: «En los tiempos en los que estamos, en los que la democracia se pierde, esta decisión ha sido totalmente democrática, la hemos tomado juntos y ha sido totalmente unánime».

El segundo galardón en importancia del festival, el Gran Premio del Jurado, ha sido para ‘Atlantique’, la ópera prima de la senegalesa Mati Diop, la primera mujer negra en competir en la sección oficial de Cannes.

En el campo de las interpretaciones, un muy aplaudido premio a Antonio Banderas en el apartado masculino, por su papel en ‘Dolor y gloria’, de Pedro Almodóvar, al que ha dedicado el galardón.

La mejor interpretación femenina ha sido considerada la de Emily Beecham, por ‘Little Joe’, de Jessica Hausner, y el de guion para la francesa Céline Sciamma por ‘Portrait de la jeune fille en feu’.

El Premio del Jurado ha sido ex aequo para la brasileña ‘Bacurau’, de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, y ‘Les misérables’, de Ladj Ly.

El palmarés de la sección oficial se ha completado con el premio a la mejor dirección para los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, por ‘Le jeune Ahmed’, un filme sobre la radicalización islamista de un niño, en el que han querido hacer «una oda a la vida, a la diferencia y a la apertura al extranjero».

Y con una mención especial para el palestino Elia Suleiman por ‘It Must Be Heaven’.

NOTICIAS RELACIONADAS