Correa cree que Assange será extraditado EEUU tras un acuerdo entre Quito y Washington

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa cree que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, será extraditado a EEUU, donde está acusado de 18 cargos y podría ser condenado a 175 años de cárcel, tras un acuerdo entre los gobiernos de Quito y Washington con el que Ecuador buscaría «proteger» al actual mandatario, Lenín Moreno, de un escándalo de corrupción relacionado con paraísos fiscales.

NAIZ|15/06/2019
Correa
Rafael Correa, en una imagen de archivo. (AFP)

Rafael Correa está convencido de que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, será extraditado a Estados Unidos, donde está acusado de 18 cargos y podría ser condenado a 175 años de cárcel, por lo que «su vida será muy complicada», según ha señalado en una entrevista con Efe.

«Ojalá me equivoque, eso ya estaba establecido, es una negociación que hizo el Gobierno ecuatoriano con Estados Unidos», ha dicho Correa, que asegura que el objetivo de la supuesta maniobra es «proteger» al actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, contra un escándalo de corrupción, el llamado caso «INA Papers», relacionado con cuentas bancarias en supuestos paraísos fiscales.

La detención de Assange no hubiera sido posible sin la retirada del asilo diplomático por parte del Gobierno de Moreno, una decisión que WikiLeaks interpreta como una represalia por haber dado a conocer esa trama de corrupción que presuntamente involucra a Moreno y a buena parte de su familia.

De acuerdo con la investigación, hay documentos que prueban que la familia de Moreno habría incurrido en delitos de corrupción, perjurio y lavado de activos, a través de varias empresas extranjeras offshore en diversos paraísos fiscales. Según trascendió, una de esas empresas habría recibido injustificadamente 18 millones de dólares de parte de un contratista de un proyecto público en el tiempo en que Lenín Moreno era vicepresidente.

Parte del blanqueo de esos capitales se habría hecho a través de la firma INA Investment, constituida en el 2012 por el hermano del presidente, Edwin Moreno.

Se cree que el nombre de la empresa, INA, proviene del acrónimo que coincide con las últimas tres letras de los nombres de las tres hijas de Lenín Moreno: Cristina, Irina y Karina.

«Doble moral internacional»

Sobre las garantías dadas por Reino Unido –según Quito– de que Assange no será enviado a un país donde pueda sufrir torturas o ser condenado a muerte, el expresidente ecuatoriano expresó sus dudas («son unos mentirosos») y añadió que, en todo caso, «¿qué mayor tortura que 175 años de cárcel, 18 acusaciones, una pena totalmente desproporcionada?».

Según Correa, «la doble moral internacional», que lleva a los países a moverse según sus «intereses», hace que no exista una movilización en apoyo de Assange. «Imagine si hubiese sido un periodista norteamericano que desveló secretos rusos o chinos y se refugió en la Embajada de Gran Bretaña en Quito y que yo fuera el presidente y no lo hubiera dejado salir en siete años. Me hubieran hasta bombardeado, invadido», asegura.

Sin embargo, «aquí hasta aplauden que saquen a un asilado de la Embajada, que hayan permitido que la policía británica entre (...) atentando contra el Convenio de Viena y quebrando la Constitución ecuatoriana», denuncia.

Requerido por la Justicia de EEUU y Suecia, Assange estuvo refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres entre 2012 y el pasado 11 de abril, cuando Quito puso fin al asilo que le concedió siete años atrás.

Este pasado jueves, el ministro británico del Interior, Sajid Javid, firmó la solicitud de extradición del fundador de WikiLeaks a EEUU, cuya legislación sí contempla esa pena, y el viernes una jueza británica decidió que el juicio que decidirá definitivamente sobre su extradición comenzará el 25 de febrero de 2020.