La alemana Ursula von der Leyen, nominada para presidir la Comisión Europea

La conservadora Ursula von der Leyen, vicepresidenta de la CDU alemana, ha sido elegida como futura presidenta de la Comisión Europea en la cumbre de los líderes europeos, en la que tras una intensa negocfiación, los liberales sitúan al belga Charles Michel al frente del Consejo Europeo y los socialdemócratas al español Josep Borrell para dirigir la diplomacia comunitaria. Además, los líderes proponen a Christine Lagarde como presidenta del BCE.

NAIZ|02/07/2019 20:10
20190703_ursula
La ministra alemana de Defensa, Ursula Von der Leyen, desginada para presidir la Comisión Europea. (John MACDOUGALL/AFP)

La actual ministra de Defensa alemana, la conservadora Ursula von der Leyen, ha sido elegida este martes futura presidenta de la Comisión Europea, el más codiciado de los cargos cuyo reparto se negociaba en una cumbre europea desde el domingo.

Von der Leyen, de 60 años, al frente de Defensa desde 2013 y vicepresidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera la canciller Angela Merkel, logró el visto bueno de los líderes europeos, después de largas y tensas negociaciones que obligaron incluso a suspender la reunión el lunes, para retomarla hoy.

La negociación ha tratado de combinar los equilibrios geográfico y de género con las ambiciones de cada familia política, para definir los puestos en juego que incluyen asimismo las presidencias de la Eurocámara, del Consejo Europeo y del Banco Central Europeo y el Alto Representante de la Unión Europea.

El nombre de la alemana no figuraba en las quinielas de los altos cargos y se planteó solo ante el bloqueo de las negociaciones el lunes, debido al rechazo por el grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) y de Italia a proponer para la Comisión al candidato del grupo socialdemócrata, Frans Timmermans.

La propuesta que colocaba a Timmermans al frente del Ejecutivo comunitario fue planteada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con el visto bueno de España, Francia, Holanda y Alemania.

Pero el bloqueo dio paso a una propuesta totalmente distinta. En ella, finalmente, el belga Charles Michel ocupa la presidencia del Consejo Europeo tras caer opciones como la de la danesa Margrethe Vestager.

Michel llega a la cabeza del Consejo de forma tan inesperada como llegó al frente del Gobierno belga, pues su partido fue la tercera más votada en 2014 pero fue elegido como candidato de consenso.

Además, satisface la exigencia de los liberales liderados por el presidente francés, Emmanuel Macron, para reconocer su peso en la Eurocámara.

La diplomacia, en manos de Borrell

Con el cruce de propuestas y nombres, la socialdemocracia europea logra colocar al ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, en el puesto de alto representante para la Política Exterior comunitaria.

Borrell, que ya fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007, renunció recientemente a su puesto como eurodiputado, lo que justificó por no dejar «vacante» el Ministerio, desde el que ha cobrado protagonismo por su hostilidad hacia el independentismo catalán.

La persona que ocupa el cargo de alto representante para la Política Exterior asume al mismo tiempo una de las vicepresidencias de la Comisión Europea, con lo que Borrell se convertiría en el representante español en el Ejecutivo comunitario. 

Lagarde, al frente del BCE

El acuerdo incluye a la francesa Christine Lagarde al frente del Banco Central Europeo (BCE), lo que con la alemana Von der Leyen, supone colocar a dos mujeres en puestos claves del bloque comunitario, a la vez que París y Berlín se repartan dos cargos de envergadura.

Lagarde se convierte así en la aspirante a sustituir a Mario Draghi a la cabeza del BCE tras el próximo 31 de octubre, cuando termina el mandato de ocho años del economista italiano.

«Estoy honrada de haber sido nominada para la presidencia del BCE. A la luz de ello, y tras mantener consultas con el Comité de Ética de la Junta Ejecutiva del FMI, he decido renunciar temporalmente a mis responsabilidades como directora gerente del FMI durante el periodo de nominación», escribió la política en su perfil de Twitter.

Sassoli presidirá el Parlamento

Los socialdemócratas obtendrán también la presidencia del Parlamento Europeo durante dos años y medio (de los cinco que dura la legislatura), para la que propusieron al italiano David-Maria Sassoli. La votación en la que se elegirá a Sassoli se llevará a cabo este miércoles.

Los líderes no tienen potestad para decidir quién preside la Eurocámara, pero los equilibrios de partidos, geográficos y de género que debieron tener en cuenta a la hora de pactar el resto de cargos de peso han hecho que tras su acuerdo hayan «recomendado» a los eurodiputados el color de la familia que ocupará el asiento. Un sistema que ha creado malestar en varios grupos.

Por parte de los conservadores será el alemán Manfred Weber el que ahora aspira a presidir la Eurocámara la segunda mitad de la legislatura.

No obstante, los socialdemócratas expresaron su decepción por la propuesta final de la cumbre, sobre todo por la futura presidenta de la Comisión. La presidenta del grupo parlamentario, Iratxe García, atribuyó a los «gobiernos populistas representados en el Consejo» el descarte de Timmermans como candidato a la Comisión Europea. Fuentes del partido no confirmaron si votarán a favor o en contra de Von der Leyen.

NOTICIAS RELACIONADAS