Reportaje
 
La voz, el elemento clave que da sentido a las palabras en nuestro cerebro

Un estudio realizado por el centro de investigación vasco BCBL concluye que la voz es un factor clave a la hora de la presentación mental del significado de las palabras en el cerebro. La revista científica ‘Journal of Memory and Language’ recoge el estudio y destaca el importante avance que supone para la psicolingüística comprobar cómo la señal de voz aporta información adicional a las palabras.

NAIZ|10/07/2019 20:42
0710-voz
Las personas y, en concreto, sus voces tienen mucho que decir en nuestra representación mental de las palabras. (Antonio GUILLEM / GETTY IMAGES)

¿Entendemos una palabra de un modo u otro según quién la pronuncie? ¿Influye la voz cuando escuchamos una frase a la hora de procesar la información? La incógnita de si las representaciones léxicas son abstractas o no es una cuestión que el ámbito de la neurociencia intenta responder desde hace tiempo.

Un estudio realizado por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) de Donostia permite dar un importante paso adelante en el ámbito de la psicolingüística y concluye que, efectivamente, la señal de voz transmite información más allá del significado léxico de las palabras.

Esta investigación, que ha sido aceptada en la revista científica 'Journal of Memory and Language' y que se publicará en agosto, ha comprobado que las palabras llevan información indexada a través de la voz.

La persona hablante influye al escuchar una frase

El estudio, liderado por la investigadora del centro Efthymia Kapnoula, determina, por tanto, que el significado que damos a las palabras está condicionado por factores que no se limitan simplemente a la información léxica, sino que las personas y, en concreto, sus voces tienen mucho que decir en nuestra representación mental de las palabras.

En este sentido, la investigadora destaca un estudio realizado hace una década en el que se concluyó que la persona hablante influye a la hora de escuchar una frase. «Este experimento demostró que si escuchamos de la boca de un niño o niña una frase como, por ejemplo, cada noche tomo un poco de vino antes de irme a dormir nuestro cerebro se sorprende. Sin embargo, no ocurre lo mismo si esa frase la pronuncia una persona adulta», afirma Kapnoula.

No obstante, en contraste con este estudio, la científica del BCBL y su equipo pretendían ir más allá, examinando si la voz puede ser parte de las propias palabras, además de determinar si esa información adicional que ofrece la voz del hablante se guarda en el cerebro del interlocutor como parte de la representación léxica de las mismas.

El aprendizaje de nuevas palabras

«Todas las palabras que conoce una persona componen lo que llamamos léxico mental y se piensa que cada una de ellas es abstracta en el sentido de que solo lleva información lingüística. Por ejemplo, la palabra vaso se compone de cuatro letras, es decir, cuatro sonidos, y es un nombre masculino en singular. Todo ello es información lingüística. La identidad de la persona que pronuncia la palabra, sin embargo, es información no lingüística y hasta ahora se pensaba que esa información no se guardaba en el léxico mental», explica la investigadora.

El estudio ha examinado, en concreto, si las representaciones cognitivas de las palabras llevan información sobre la voz del hablante que las pronuncia. Así, el experimento ha consistido en que los participantes aprendieran una serie de palabras que desconocían emitidas por voces diferentes.

La base para descubrir cómo se aprende

«En esas sesiones manipulamos la frecuencia en la que una palabra hablada en una voz específica se usaba para referirse a una imagen. Los resultados mostraron que las nuevas palabras fueron activadas más rápido cuando la voz coincidía con la imagen», detalla Kapnoula.

«Entender la naturaleza de las representaciones lexicales es un requisito previo para toda la investigación relacionada con las palabras, así como para descubrir cómo la gente las aprende y procesa», afirma la investigadora.

Nuevas preguntas

Kapnoula reconoce que aún queda mucho por investigar en este aspecto. «Una posible dirección es investigar si este efecto de la voz es aún más fuerte en los niños y niñas, de quien el léxico mental está todavía desarrollándose de una manera más drástica», concluye.