Ankara responde a las sanciones de Bruselas con la suspensión del acuerdo migratorio

El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha respondido a las sanciones aprobadas por Bruselas contra Ankara por la exploración de gas y petróleo en aguas de Chipre con la suspensión del acuerdo de readmisión de migrantes que suscribió en 2016 con la Unión Europea a cambio de 6.000 millones de euros y la eliminación de visados.

NAIZ|22/07/2019
Turquia
Mevlüt Çavusoglu y Federica Mogherini, en una imagen de archivo. (John THYS / GETTY IMAGES / AFP)

El Ejecutivo turco ha anunciado que ha suspendido el acuerdo de readmisión de migrantes cerrado en marzo de 2016 con la Unión Europea (UE). Así lo ha señalado su ministro de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, durante una entrevista con la emisora TGRT, en la que vinculó esta medida con las recientes sanciones y con que la UE no haya levantado aún la exigencia de visados para los ciudadanos turcos.

Por el acuerdo, vigente desde abril de 2016, Turquía se comprometía a readmitir a los refugiados sirios que llegaran de sus costas a las islas griegas, a cambio de 6.000 millones de euros en ayuda y de acelerar las negociaciones para eliminar el visado en junio de 2016.Tras la firma del acuerdo, el número de llegadas a las islas griegas se redujo drástricamente.

En el caso específico de los sirios, por cada refugiado de ese país que se devuelva a suelo turco, un solicitante de asilo residente en Turquía será reasentado en territorio de la UE. Pero el número de readmisiones es bajo: en los más de tres años transcurridos, sólo 1.884 personas han sido devueltas en el marco del acuerdo, entre ellas 357 sirios, según datos del Ministerio de Interior turco.

El titular del Interior turco, Süleyman Soylu, insinuó el sábado que Turquía podría utilizar el control de la migración irregular como herramienta de presión a Bruselas. «Es obvio que Europa nos ha dejado solos en este asunto. No vale con dar palmaditas en la espalda. Si Turquía no tomara medidas tan decididas, ningún Gobierno de Europa aguantaría ni seis meses. Si queréis, probamos», dijo.

Çavusoglu ha afirmado que las sanciones de la UE, como la congelación de varias negociaciones y otras ayudas económicas, en respuesta a la actividad de buques perforadores turcos en aguas chipriotas «carecen de valor».

Turquía descarta enviar más barcos

El titular de Exteriores ha indicado también que, por ahora, no se necesitan más barcos para explorar los yacimientos de gas y petróleo en las aguas que rodean a la isla de Chipre y ha reiterado que el Gobierno turco está dispuesto a cooperar para alcanzar una solución a la disputa.

Turquía envió el 20 de junio un primer buque para realizar prospecciones en busca de gas y petróleo en aguas de la zona oriental del Mediterráneo. Al Yavuz se han sumado posteriormente otros dos barcos y la semana pasada se anunció el inminente envío de un cuarto.

Chipre está dividida desde que el Ejército turco invadió y ocupó en 1974 la parte norte de la isla, donde años después se declaró la República Turca del Norte de Chipre, que sólo reconocen Turquía y la Organización de la Conferencia Islámica (OCI). La parte sur, unos dos tercios de la isla, es la República de Chipre, que ingresó en la UE en 2004.

El Gobierno chipriota denuncia que las prospecciones turcas tienen lugar en su Zona Económica Exclusiva, una postura respaldada por la UE que, en respuesta, ha suspendido los contactos bilaterales de alto nivel y recortado las ayudas a la preadhesión de Turquía.