Aburto apuesta por Policía frente a agresiones sexistas: doble que hace dos años

El Ayuntamiento de Bilbo ha presentado hoy su operativo de seguridad para las fiestas, que incide en la prevención de agresiones sexistas. Para ello crece un 20% el número de agentes respecto al año pasado y un 90% respecto a hace dos.

NAIZ|12/08/2019 13:04
Policiabilbo
El incremento de efectivos de la Policía Municipal se notará en fiestas. (Luis JAUREGIALTZO | FOKU)

Un 20 por ciento más de agentes, más cámaras de vigilancia y una aplicación para avisar directamente a la Policía Municipal son las novedades en materia de seguridad para la Aste Nagusia de Bilbo que comienza el sábado, en las que la prioridad será evitar las agresiones sexistas y sexuales.

El Ayuntamiento de Bilbo ha presentado hoy el operativo especial, tras la reunión de coordinación entre la Policía Municipal y la Ertzaintza presidida por el alcalde, Juan Mari Aburto.

El dispositivo de seguridad incide en la prevención y actuación contra las agresiones sexistas y sexuales. Para ello se reforzará el número de agentes, que serán un 20 por ciento más que el año pasado y un 90 por ciento más que hace dos años.

Este aumento se produce gracias a que han subido los efectivos de la Policía Local -mañana reciben sus diplomas 104 nuevos agentes- y a los acuerdos con los sindicatos para trabajar en Aste Nagusia.

Se pondrán más cámaras, especialmente en los lugares con más afluencia de gente, y se va a incidir en la vigilancia fuera del espacio festivo, debido a que la gran mayoría de las agresiones se producen cuando se vuelve a casa.

Además, para que tanto las mujeres como la ciudadanía en general se sienta más segura, se recomienda descargar en el móvil la aplicación gratuita "AgreStop/EraStop", que permite avisar de manera inmediata a la Policía Municipal sin necesidad de realizar una llamada, poniendo en marcha la actuación policial para acudir al lugar que refleja el móvil.

Esta aplicación comenzó a funcionar el año pasado, y desde entonces más de 15.000 personas la han descargado en Bilbo. En este tiempo ha habido 298 llamadas, la inmensa mayoría por error o por probar, pero dos fueron «reales« e impidieron sendas agresiones, con un detenido.

La concejala de Seguridad, Amaia Arregi, ha respondido a las críticas de las konparsas por un exceso de presencia policial en fiestas. La edil ha contestado que «la seguridad no se negocia», y ha citado una encuesta según la cual el 81 por ciento de los ciudadanos de la villa quieren más efectivos en las calles y solo un 5 por ciento lo ven como negativo.

Objetos perdidos, servicios médicos...

En el resto del dispositivo de fiestas apenas hay novedades respecto a otros años. Así, el Servicio de Objetos Perdidos y Hallazgos se volverá a instalar en las instalaciones de la Policía Municipal en el Ayuntamiento, para reducir el tiempo de devolución de los objetos extraviados. El año pasado se hallaron 544 objetos entre carteras, bolsos, llaves, documentación y teléfonos.

El Centro Médico Avanzado se ubicará en los bajos de la estación de Abando, en el túnel de salida hacia Hurtado de Amezaga.

La Policía Municipal ha planificado la ejecución de más de 30 controles de alcoholemia y estupefacientes a los conductores en diferentes puntos de la ciudad, mientras que la Ertzaintza lo hará en diversos puntos de acceso a la villa.

El año pasado tanto la Ertzaintza como la Policía Municipal realizaron 1.573 pruebas de alcohol, de las que 53 fueron positivas, y 144 pruebas de droga con 32 positivas.

También se ha hecho hincapié en que no se consuma comida en puestos ambulantes ante el riesgo que puede suponer para la salud. «Hemos llegado a encontrar comida en alcantarillas o en coches al sol», ha explicado la concejala. El año pasado la Policía Municipal de Bilbo requisó 152 kilos de comida que se estaban vendiendo sin control sanitario.

 

NOTICIAS RELACIONADAS