Geroa Bai propone a Martínez y mete presión en la olla del senador autonómico

La disputa sobre quién será el próximo senador autonómico por Nafarroa se complica. Geroa Bai defenderá como candidato a Koldo Martínez, que contaría con 20 votos (le apoyaría el PSN). No son suficientes. Por el momento, quien lleva las de ganar es Navarra Suma.

Aritz INTXUSTA|11/09/2019
Martinez
Koldo Martínez saluda a María Chivite tras su investidura. (Iñigo URIZ/FOKU)

La crisis por el senador autonómico por Nafarroa sigue sin tener un final claro. Izquierda-Ezkerra ha presentado como candidato a Iñaki Bernal y hoy, miércoles, Geroa Bai ha hecho lo propio con Koldo Martínez. Pero ninguno de los dos tiene mayoría para hacerse con el puesto. 

«Con la candidatura de Martínez, Geroa Bai muestra su firme compromiso por la defensa de los intereses de Navarra en Madrid, en especial del autogobierno frente a los ataques recentralizadores y antiforalistas y por llevar al Senado una voz progresista, constructiva y propositiva», explica la nota de la formación que lidera Uxue Barkos.

En el fondo, el desencuentro del senador dibuja el choque de las alianzas pasadas y actuales. I-E reclama que Geroa Bai firmó apoyar su candidatura cuando firmaron el acuerdo de la coalición Aldaketa, donde todas las fuerzas del cuatripartito estaban presentes. Aquel acuerdo fue un fiasco. Sumando sus votos, parecía que tenían garantizados tres puestos de senador y, por esto, firmaron dar el cuarto asiento al partido más pequeño. Así todos obtenían representación en el senado. Pero lo que ocurrió es que, al final, los candidatos de Navarra Suma y del PSN sacaron más votos que el acuerdo a cuatro. 

I-E exige el cumplimiento de lo firmado. Si todos votan a su candidato, Bernal obtendría 19 votos. No son suficientes, porque le gana Navarra Suma con 20. Sin embargo, Marisa de Simón mantiene que, como acaban de aupar al Gobierno al PSN, lo lógico es que los de María Chivite le presten los votos que les faltan. 

Geroa Bai, por su parte, da por anulado aquel acuerdo, porque el de Aldaketa fue un proyecto fracasado. En sus negociaciones con el PSN consiguió que Chivite se comprometiera a apoyar a quien propusieran. Así, con los votos de Geroa Bai y el PSN, Martínez estaría respaldado por 20 parlamentarios. Pero tampoco le valen, puesto que aunque empate con NA+, el cargo se lo acabaría llevando la coalición de Javier Esparza, dado que fue la candidatura más votada.

A día de hoy, Bernal tiene 10 apoyos (I-E, EH Bildu y Podemos) y Martínez 20 (Geroa Bai e I-E). Y con esos números, pierden. El hecho de  que Geroa Bai siga en sus trece añade presión, fundamentalmente, sobre Podemos. A fin de cuentas, los morados forman parte del Ejecutivo de Chivite y tienen una consejería. Su postura es, por tanto, distinta de la de I-E, que renunció entrar en el Gobierno. Ahora bien, que los dos parlamentarios de Podemos se confabulen con Geroa Bai y el PSN supone, en el fondo, pegarse un tiro en el pie. Porque si Bernal consiguiera ganar el pulso, ese senador acabaría en el grupo de Unidas Podemos en el Senado, donde sí que existe unidad de acción entre IU y Podemos.