El tribunal ordena encarcelar de nuevo al agresor de Izar por riesgo de fuga

La contundencia de las pruebas y testimonios escuchados en el juicio por la agresión a la hija de Sara Majarenas ha hecho que el tribunal de Valencia haya ordenado el encarcelamiento del acusado, Stytianos Messinezis, por riesgo de fuga. La última sesión de la vista oral tendrá lugar el 16 de octubre.

NAIZ|11/09/2019 12:09
Saramajarenas
Sara Majarenas, que declaró el martes por videoconferencia. (Gorka RUBIO | FOKU)

Los testimonios de los peritos escuchados en la segunda sesión del juicio en Valencia por la agresión a Izar han apuntalado la enorme gravedad de los hechos. Hasta tal punto que el tribunal ha acordado su ingreso en prisión provisional, sin fianza, a la espera de la última sesión que tendrá lugar el 16 de octubre.

El juez ha adoptado esta decisión después de que la Fiscalía y demás acusaciones plantearan que Stytianos Messinezis debería ser encarcelado, entre otras cosas para evitar el riesgo de fuga.

Su excarcelación en febrero ya resultó muy polémica. El abogado de la familia de Sara Majarenas, Aiert Larrarte, explicó este martes en NAIZ Irratia que se trató de una negligencia judicial, puesto que el Juzgado no reclamó la prórroga de la prisión provisional en el plazo debido, una vez cumplidos dos años del encarcelamiento por la agresión, producida en enero de 2017. Posteriormente, el agresor ha cumplido las medidas cautelares impuestas para no tener que volver a la cárcel, y las peticiones de la acusación para reenviarlo a prisión no han surtido efecto.

Ello ha provocado, además, que hayan sido Majarenas y su hija las que tengan que estar estos meses bajo vigilancia policial, a fin de evitar que el hombre (expareja de la exprisionera donostiarra y padre de la niña) se acercara a ellas.

Cinco operaciones y daños sicológicos

Después de que el acusado reconociera la autoría de los hechos en la primera sesión, en la segunda celebrada este miércoles una funcionaria de la cárcel de Picassent ha subrayado la preocupación que tenía Sara Majarenas por su hija, dada la conducta violenta del hombre y sus amenazas, que terminaron materializándose aquella mañana de domingo.

Personal del hospital de La Fe (Valencia) ha añadido que Izar llegó en estado muy grave, casi sin pulso y tras haber perdido mucha sangre. Las dos puñaladas le provocaron daños en diversos órganos internos, por lo que ha habido que realizarle hasta cinco intervenciones quirúrgicas.

Forenses de Gipuzkoa han detallado además las afecciones sicológicas que sufre la niña (estrés postraumático y otras) y también Majarenas (ansiedad).

El final se atrasa a octubre

Contra lo previsto inicialmente, el final del juicio se dilatará en el tiempo, dado que martes y miércoles han faltado testigos y peritos. Se les citará para el 16 de octubre. Después será el turno de los informes finales, con lo que concluirá la vista oral.

Este parón de un mes ha hecho que se formule lógicamente la petición de encarcelar ya de nuevo al acusado, que antes del juicio se enfrentaba a una demanda fiscal de 30 años de cárcel y 37 de alejamiento.