Absueltos tres exdirectivos de Tepco procesados por el desastre nuclear de Fukushima

Un tribunal de Tokio ha exonerado a tres exejecutivos de Tokio Electric Power (Tepco) acusados de negligencia por el desastre de la central de Fukushima en 2011, el único caso penal que surgió de la peor crisis nuclear del mundo desde Chernóbil en 1986.

NAIZ|TOKIO|19/09/2019
Fukushima
Activistas protestan ante la sede del tribunal que ha juzgado a los tres exdirectivos de Tepco por el desastre de Fukushima. (Kazuhiro NOGI/AFP)

Tres antiguos directivos de la compañía eléctrica japonesa Tokyo Electric Power (Tepco) han sido absueltos hoy en una causa penal a la que se enfrentaban por su responsabilidad en el desastre nuclear de Fukushima registrado en 2011.

En esta causa estaban procesados el expresidente de la compañía Tsunehisa Katsumata, de 79 años, y los antiguos vicepresidentes Ichiro Takekuro (73) y Sakae Muto (69), acusados de negligencia en el cumplimiento de sus funciones.

El juicio, que comenzó en junio de 2017, se ha llevado a cabo por abogados designados por el Estado después de que los fiscales decidieran no presentar cargos contra los ejecutivos de la empresa conocida como Tepco.

El proceso contra los exdirectivos de Tepco fue abierto por su presunta responsabilidad en la muerte de 44 personas tras ser evacuadas de un hospital donde estaban ingresadas y las heridas de otras 13, incluyendo empleados de la central nuclear Fukushima Daiichi y miembros de las Fuerzas Armadas.

La acusación había pedido cinco años de prisión para los tres antiguos empleados de la compañía por no haber adoptado medidas de seguridad previas para evitar una catástrofe como la que ocurrió, sobre cuya posibilidad ya se había advertido en un informe interno de 2008.

Pero un tribunal de Tokio ha dictaminado que los acusados no son culpables. La defensa había argumentado que los procesados no podrían haber anticipado el tsunami, que en la zona de la central nuclear elevó las aguas por encima de los 10 metros.

El desastre nuclear, el segundo peor de la historia tras el de Chernóbil (Ucrania) en 1986, se originó a raíz del terremoto de magnitud 9,0 y el posterior tsunami del 11 de marzo de 2011 que, según datos oficiales, causaron unos 18.000 muertos y desaparecidos.