Envían a juicio a Cristina Fernández por una causa de sobornos en plena campaña

Un juez argentino ha elevado hoy a juicio, en plena campaña electoral para las presidenciales de octubre, la conocida como «causa de los cuadernos», en la que se acusa a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, candidata a la Vicepresidencia, y a miembros de su Gobierno de haber recibido millonarios sobornos por parte de importantes empresarios de la obra pública.

NAIZ|20/09/2019
Cristina
Una mujer partidaria de Mauricio Macri pide prisión para Cristina Fernández. (Ronaldo SCHEMIDT / AFP)

El magistrado Claudio Bonadio ha decidido clausurar la instrucción y elevar a juicio la conocida como «causa de los cuadernos», en la que están imputados a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) y varios miembros de su Gobierno por recibir sobornos millonarios de empresarios de la obra pública.

Según informaron fuentes jurídicas a Efe, Fernández de Kirchner –senadora desde 2017– está acusada de los delitos de asociación ilícita, en calidad de jefa, y cohecho pasivo.

Además, el juez, como ya ha hecho otras veces, ha solicitado al Senado que debata y apruebe el desafuero de la exmandataria, con el fin de que sea detenida y cumpla con la prisión preventiva que ya ordenó cuando dictó su procesamiento el 17 de setiembre del año pasado. Al igual que en el resto de ocasiones, ahora tampoco se espera que esa petición salga adelante en la Cámara Alta, dominada por el peronismo.

La causa, de la que se desprenden varios expedientes, se destapó en agosto de 2018 cuando una investigación periodística desveló los cuadernos que durante más de una década elaboró un chófer ministerial, Oscar Centeno, en los que supuestamente detalló los viajes que hacía por Buenos Aires para entregar bolsas con millones de dólares a funcionarios kirchneristas.

Favoritos

Este juicio, que afecta no solo a destacados exaltos cargos, sino a algunos de los más importantes empresarios del país y que todavía no tiene fecha, se suma a la decena de causas en las que la expresidenta ya está procesada –la mayoría por presunta corrupción– y se produce en plena campaña electoral para las presidenciales del 27 de octubre, a las que Fernández y su candidato a la Presidencia, Alberto Fernández, llegan como favoritos.

En su resolución sobre la llamada «causa madre», Bonadio sentará en el banquillo a Fernández de Kirchner y a otros 52 imputados más, entre funcionarios como el exministro de Planificación Federal Julio de Vido –encargado máximo de la política de licitación de obras y ya en prisión desde 2017– y empresarios como Ángelo Calcaterra, primo hermano del actual presidente, Mauricio Macri.

Fernández ya enfrenta desde finales de mayo pasado su primer juicio por presuntas irregularidades en la concesión de obra pública durante su mandato.

«Jefes» y «beneficiarios finales»

En la «causa de los cuadernos», el juez –al que la expresidenta ha recusado en diversas ocasiones, convencida de ser víctima de una injusta persecución política y judicial– apunta a que el matrimonio Kirchner fueron «los jefes» de ese «sistema ilegal de recaudación» en el ámbito del Ministerio de Planificación y los «beneficiarios finales» de los sobornos.

En los presuntos cuadernos de Centeno, de los que solo se conservan fotocopias, el chófer daba cuenta de los viajes que presuntamente hacía a la residencia presidencial y al apartamento privado de los Kirchner en Buenos Aires para llevar dinero recaudado.