Estados Unidos hace tronar sus tambores de guerra al enviar más tropas al Golfo

Puede parecer una guerra de nervios, un juego de riesgo calculado, un uso –y abuso– de una retórica del abismo por parte de unos y otros en la que todas las partes todavía esperan ser capaces de frenar una confrontación militar directa. Pero siempre puede haber alguien que pierde los nervios, que calcula mal los riesgos y puede precipitarse en el abismo de la guerra.

Mikel Zubimendi|21/09/2019 18:35
0922_p020_iran
El comandante en jefe del cuerpo de élite de los Guardianes de la Revolución Islámica, el general Hossein Salami, durante su intervención. (Atta KENARE/AFP)