Malta recibe a 262 migrantes y refugiados, pero deja a 182 a bordo del buque de rescate Ocean Viking

En las últimas horas han llegado 262 migrantes a Malta, 35 de ellos procedentes del Ocean Viking, un barco de rescate operado por SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras en el que todavía quedan 182 personas.

NAIZ|LA VALETA|21/09/2019 17:09
Viking
El barco de rescate Ocean Viking. (Alessandro SERRANO/AFP)

Un total de 262 migrantes han sido trasladados a Malta a primera hora de este sábado. Según han informado las Fuerzas Armadas maltes se han realiazado tres rescates frente a las costas del país. El primer barco llevaba a 90 personas, mientras que en el segundo y el tercero viajaban 78 y 59 personas respectivamente. Además, otras 35 personas han sido trasladadas por una patrullera desde el barco de rescate Ocean Viking, que operan SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras.

A bordo del Ocean Viking quedan aún otros 182 migrantes y refugiados, pero Malta ha rechazado acogerlos porque sostiene que no fueron rescatados en sus aguas. En un mensaje en Twitter, MSF ha considerado que la decisión de dejar a estas personas a bordo demuestra «la naturaleza discriminatorio, arbitraria e inhumana del sistema que sigue priorizando el juego político por encima de las vidas y la dignidad humana».

Open Arms

Por otro lado, el buque Open Arms ha abandonado Sicilia una vez superadas las inspecciones técnicas y se dirige al puerto de Nápoles para prepararse para su próxima misión. La ONG que dirige Óscar Camps ha explicado en un tuit que la embarcación «pone rumbo a Nápoles para cambio de tripulación y para finalizar los últimos preparativos necesarios para la próxima misión» en el Mediterráneo central y oriental.

La embarcación permanecía desde el pasado 22 de agosto en el puerto siciliano de Porto Empedocle para solucionar las irregularidades técnicas y operativas detectadas en una inspección del ministerio italiano de Transportes. Las autoridades italianas inmovilizaron el barco, sobre el que pesaba también una orden de embargo que fue levantada días después por un juez italiano.