Ayerdi se compromete a ayudar a la estabilidad de TRW tras la escisión de ZF

El consejero de Desarrollo Económico del Gobierno de Nafarroa, Manu Ayerdi, se ha comprometido en ayudar, en la medida de sus posibilidades, a que la empresa TRW, con más de 500 empleados, «tenga las mayores garantías para su estabilidad y duración en la Comunidad foral».

Naiz|10/10/2019
Trwlandaben
La escisión de TRW y ZF puede tener consecuencias en la planta de Landaben. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

El Gobierno estará «empujando en las empresas del sector de la automoción», ha respondido Ayerdi a una pregunta de Podemos sobre las consecuencias de la operación de escisión de ZF y TRW, a la que ha advertido de que TRW sigue siendo de la multinacional ZF, aunque también ha señalado que TRW en breve deberá negociar su convenio.

Ante varios representantes del comité de empresa de TRW presentes entre el público en el Parlamento, el consejero ha reconocido que en breve comenzará la negociación del convenio colectivo de la planta y ahí «toca respetar, y como gobierno estar en contacto con las distintas partes».

«El Gobierno, en lo que pueda hacer, ayudará al interés general, el de que una empresa de 520 trabajadores tenga las mayores garantías para su estabilidad y duración en la Comunidad», ha señalado.

En cualquier caso, Ayerdi ha contextualizado la situación de TRW en un sector industrial cambiante, como es el de la automoción, donde el Gobierno de Nafarroa tienen la «responsabilidad de trabajar por un modelo de desarrollo económico y social» y conseguir que «Navarra como territorio tenga etiqueta de territorio pionero en este sector».

En su pregunta, el portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha advertido de que su intención «no es generar alarma, ni mucho menos, sino situar una alerta, porque la planta de TRW ha vivido en los últimos tres años situaciones como un ERE que los tribunales rechazaron porque no había condiciones objetivas para aplicarlo».

Ha recordado al Gobierno que esta planta ha recibido millones de euros en ayudas públicas, y ha advertido que su grupo quiere que estas exenciones y ayudas «estén ligadas a compromisos sociales, a permanencia y no a la deslocalización».