Arrancan las presidenciales con Evo Morales como favorito para revalidar el cargo

Los bolivianos han comenzado a votar en una jornada electoral en la que decidirán si prolongan hasta 2025 el mandato de Evo Morales, en el poder desde hace 13 años y favorito para revalidar su cargo, u optan por cambiar a su primer presidente indígena de izquierdas.

NAIZ|20/10/2019
Morales
Evo Morales se dispone a depositar su voto en Villa 14 de Septiembre, en Chapare, en el departamento de Cochabamba. (Aizar RALDES/AFP)

Evo Morales parte como favorito en las elecciones presidenciales que se están celebrando hoy en Bolivia, aunque por un estrecho margen sobre su principal rival, el exmandatario Carlos Mesa, según las encuestas.

Morales cuenta con la baza de sus logros sociales y económicos, pero su Gobierno se ha visto también salpicado por escándalos de corrupción y, a diferencia de las tres últimas elecciones desde 2006, esta vez no está cantada su victoria abrumadora en primera vuelta.

Tras votar en su reducto cocalero del Chapare, el presidente saliente ha expresado su «confianza» y optimismo. «Acabo de sufragar, como me corresponde, y aprovecho esta oportunidad para convocar al pueblo boliviano a participar en esta fiesta democrática», ha agregado.

Un sondeo de la universidad estatal le da 32,3% de las preferencias a Morales y 27% a Mesa, lo cual obligaría al mandatario con más tiempo en ejercicio en América Latina a ir a una inédita segunda vuelta, lo que podría complicar su reelección ante una eventual unidad de toda la derecha en torno a Mesa.

Carlos Mesa es el único candidato de los ocho aspirantes opositores a la Presidencia que puede hacer tropezar Morales. Y parte de la oposición ha llamado a los votantes a depositar un «voto castigo» contra el mandatario, quien confía en el «voto seguro» de sus filas.

La decisión de Morales de postularse para un cuarto mandato ha sido fuertemente criticada por la oposición, que cree que el país podría caer en la autocracia.

En febrero de 2016, los bolivianos «no» en referéndum a la propuesta de Morales de cambiar la Constitución, que solo permite dos mandatos. Un año después esa decisión fue anulada por una polémica sentencia de la Corte Constitucional, que decidió que competir era su «derecho humano».

Éxito económico

Morales ha basado su campaña sobre su éxito económico, al mantener un alto crecimiento, una fuerte reducción de la pobreza y un nivel récord de reservas internacionales, lo que ha convertido a Bolivia en uno de los países con la mejor tasa de crecimiento de la región.

Pero algunos analistas mantienen que el modelo económico boliviano, basado en la explotación de materias primas, ya no es sostenible. Además, los enormes incendios que han devastado en agosto y setiembre un área casi del tamaño de Suiza han provocado la indignación de los pueblos originarios, que acusan a Morales de haber sacrificado la Pachamama (Madre Tierra, en quechua), para extender la frontera agrícola y aumentar la producción de carne destinada a China.

Tanto los partidarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales como de la oposición, algunos de cuyos sectores han llamado a la «rebelión», han prometido salir a la calle en caso de victoria del lado opuesto.