Al menos tres fallecidos y decenas de heridos por disparos de militares y policías en Bolivia

Al menos tres personas han fallecido por disparos de militares y policías en El Alto. HRW ha denunciado que las medidas adoptadas por el Gobierno de Áñez «parecen priorizar la brutal represión de opositores y críticos».

NAIZ|LA PAZ|19/11/2019
Sacaba
Uniformados en las calles de Sacaba. (Ronaldo SCHEMIDT / AFP)

Al menos tres personas han muerto por heridas de arma de fuego, aunque algunas fuentes señalan que el número puede ser más elevado,  y otras 30 han resultado heridas este martes en la ciudad boliviana de El Alto cuando militares y policías han disparado contra los de seguidores de Evo Morales que bloqueaban una refinería.

Human Rights Watch (HRW) ha acusado al Gobierno de Jeanine Áñez de adoptar medidas «abusivas». «Estamos extremadamente preocupados por las medidas adoptadas por las autoridades bolivianas, que parecen priorizar la brutal represión de opositores y críticos y dar a las Fuerzas Armadas un cheque en blanco para cometer abusos, en lugar de trabajar para restaurar el Estado de Derecho», ha afirmado el director de la ONG para las Américas, José Miguel Vivanco.

En este sentido, ha cuestionado el decreto que exime de responsabilidad penal a los militares y policías que actúen en legítima defensa o en estado de necesidad durante las protestas, así como los avisos de procesar a periodistas y autoridades por «sedición».

«La prioridad debería ser garantizar que se respetan los derechos de los bolivianos, entre ellos la protesta pacífica», ha añadido Vivanco, que ha llamado a la derogación urgente del decreto. A juicio del responsable de HRW, se trata de un texto «incongruente con los estándares internacionales de Derechos Humanos y que envía a los militares en las calles el peligroso mensaje de que no rendirán cuentas por sus abusos».

Asimismo, ha insistido en que ningún periodista debería ser procesado o deportado por hacer su trabajo, ya que, «en momentos de crisis, la población necesita a los periodistas más que nunca». «El Gobierno debería estar tomando medidas para protegerlos, no amenazándoles», ha añadido.