Acto en la estación de Hendaia tras una fuga de migrantes del Centro de Retención

Organizaciones del Estado francés han convocado una jornada de protesta en distintos puntos fronterizos, entre ellos el de Hendaia, para alertar de la grave situación que viven las personas migrantes. Llega días después de que, según ha confirmado la Cimade, cinco personas amenazadas de expulsión trataran de fugarse del Centro de Retención Administrativa (CRA) de la localidad labortana.

Maite Ubiria|03/12/2019
Etorkinenalde
Movilización ante la comisaría de Hendaia, con el centro de retención al fondo. (Isabelle MIQUELESTORENA)

Organizaciones no gubernamentales como Cimade, Amnistía Internacional, Médicos del Mundo, Cáritas (Secours Catholique) y Médicos sin Fronteras llaman a acudir, este miércoles, a distintas localidades fronterizas en la que los muros administrativos se convierten en infranqueables para las personas migrantes. En Hendaia, la cita es a las 11.30 ante la estación de tren.

Estas entidades quieren lanzar la alarma sobre la vulneración de derechos humanos que tienen lugar en dichos pasos fronterizos. A destacar la falta de dispositivos de acogida para prestar asistencia básica a las personas migrantes, que muchas veces han hecho un largo recorrido, pero también las dificultades que se les plantea a la hora de solicitar asilo.

La falta de protección que sufren los menores no acompañados y las amenazas que sufren tanto los migrantes como las personas que trabajan por mejorar los sistemas de acogida son otras de las vulneraciones sobre las que ponen el foco los impulsores de la protesta #DroitsAuxFrontieres.

Por ello, a la misma hora, a las 12.00, sonarán las sirenas de los bomberos. Desde media hora antes, se producirán concentraciones simultáneas en lugares tan distantes entre sí como Dunkerque, Calais, Briançon, Menton o Hendaia.

Entregas en caliente

La situación en la localidad labortana es conocida por su dureza, con denuncias recurrentes sobre identificaciones de personas en tránsito a las que unas veces se recluye a la espera de expulsión y en otras se entrega en caliente.

Tanto los ministerios de Interior de París como Madrid han venido negando unas prácticas de las que han sido testigo ciudadanos que habitan en la zona y que, por si hubiera alguna duda, hasta han sido filmadas por medios de comunicación.

En el Centro de Retención Administrativa (CRA) de Hendaia la situación no es menos tensa. De acuerdo a la información difundida en redes sociales por una colaboradora de la Cimade, cinco personas trataron de evadirse, el viernes, de ese recinto. Cuatro fueron arrestadas a pocos metros y una quinta, que trató de cruzar a nado el Bidasoa, poco después.

Condenas para cinco migrantes

Según ha confirmado hoy Mediabask, esos cinco ciudadanos –dos de origen marroquí, dos procedentes de Argelia y uno de Libia– han sido condenados a entre seis meses y un año de prisión y a cinco años de prohibición de entrada en territorio francés en el juicio rápido al que fueron sometidos ayer.

Estas cinco personas, con edades comprendidas entre 21 y 31 años, aprovecharon que las 22 personas que están actualmente retenidas en el CRA se encontraban reunidas a las 9.00 en el patio, mientras el personal de limpieza procedía a arreglar sus celdas, para romper el cristal de una puerta y tras sortear otros accesos salir al exterior.

Tras una persecución por las calles de Hendaia tres de estas personas fueron detenidas casi de inmediato. Una cuarta fue arrestada en la parada de autobús de la cercana zona comercial del barrio de Itzura (Joncaux). La quinta se arriesgó a cruzar a nado el Bidasoa debiendo ser socorrida por los bomberos desde el lado de Irun.

La defensa de estas personas remarcó que en un caso precedente de fuga el castigo fue de un mes de reclusión, para denunciar que «se olvida que son personas en retención administrativa, no condenados que purgan una pena de cárcel, y se les imponen castigos desproporcionados».

El CRA «una jaula moderna»

La defensa de los detenidos calificó al CRA de Hendaia de «jaula moderna» mientras que el fiscal habló de pruebas irrefutables contra los cinco migrantes, haciendo hincapié en las grabaciones de la cámara de seguridad y en el deterioro de bienes materiales.

Al final impuso finalmente seis meses de prisión y cinco de prohibición de estancia en territorio francés para los dos ciudadanos marroquíes y el ciudadano libio. Las dos personas de origen argelino fueron condenadas, por su parte, a un año de cárcel y cinco de prohibición de estancia en territorio francés. Al de mayor edad (31 años), el tribunal le impuso además una multa de 600 euros por daños.