El BBVA pagó a Villarejo por espiar a la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios

Durante el mandato de Francisco González, el BBVA pagó a una empresa asociada al excomisario José Manuel Villarejo para investigar al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y las actividades de esta asociación de usuarios. El banco, que ha prestado declaración como persona jurídica en dos sesiones, volverá a la Audiencia Nacional el próximo día 11.

naiz|Madrid|03/12/2019
Bbva_fg
Francisco González fue presidente del BBVA desde enero de 2000 hasta diciembre de 2018. (Ander GILLENEA | AFP)

El BBVA pagó al menos 211.750 euros a la empresa Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (Cenyt), asociada al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, para que investigase al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y la actividad de su asociación, según una factura emitida por la mercantil a la que ha tenido acceso Europa Press y que está fechada el 15 de junio de 2015.

La factura recoge un pago del BBVA con el concepto «trabajos de investigación que se describe en anexo, realizados en los dos últimos años en España y en el Extranjero, incluyendo entre otros, estructura, financiación, intereses y actuaciones del sujeto, al objeto de determinar las motivaciones y finalidades a los que pueda responder su estrategia de acoso al Grupo y sus directivos y a los efectos de la defensa jurídica que corresponda».

En línea con lo consignado en el libro mayor de Cenyt aquel año, el importe por esta tarea se fijó en 175.000 euros –211.750 con el IVA incluido–, y de acuerdo a las fuentes judiciales consultadas por Europa Press, corresponde al importe que el banco habría pagado a la mercantil de Villarejo para investigar a Pineda, a quien acusaban de extorsionarles para conseguir inserciones publicitarias en las publicaciones de Ausbanc.

No obstante, se investiga si el encargo tuvo una remuneración mayor y se disfrazó consignando un concepto diferente en las facturas, ya que el mismo año consta un segundo pago por exactamente la misma cuantía que según el libro de cuentas de Cenyt respondería a servicios «de vigilancia y protección de personal de alta dirección de BBVA e instalaciones. Identificación y evaluación de la amenaza yihadista al Grupo BBVA», así como otros dos por importe de 30.000 euros que se reseñan como segundo y tercer pago de un contrato de 2014.

Causas judiciales en doble sentido

Este es uno de los encargos del banco a Villarejo que están siendo investigados en la pieza separada número 9 de la macrocausa Tándem en la Audiencia Nacional española y por la que el BBVA ha prestado declaración como persona jurídica investigada en dos sesiones, los días 20 y 29 de noviembre.

El responsable de servicios jurídicos del banco, Adolfo Fraguas, ha vuelto a ser citado el próximo día 11 para completar el interrogatorio, según las fuentes consultadas.

El propio Pineda se ha personado en calidad de perjudicado en esta pieza para ejercer la acusación, dado que entiende que aquel “trabajo” motivó la denuncia anónima que fue presentada contra él y que acabó derivando en la “Operación Nelson”, por la que fue detenido y pasó tres años en prisión provisional y por la que será juzgado el próximo mes de enero acusado de varios delitos de extorsión.

En concreto, Pineda comenzó a ser investigado tras una denuncia anónima presentada el 2 de febrero de 2015 ante la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía española en la que se exponía, por un lado, que Ausbanc no era una asociación de consumidores, sino que buscaba el lucro de sus administradores, y por otro, que presionaban a diversas entidades financieras para que efectuasen «cuantiosas aportaciones económicas encubiertas».

Siete días después de la recepción de esa denuncia anónima, la UDEF remitió un informe a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que analizaba el pormenor de las sociedades de Ausbanc, su patronato y las subvenciones recibidas. La Fiscalía abrió la causa el 24 de febrero, solicitó escuchas telefónicas, y en abril Pineda fue detenido y enviado a prisión provisional.

A la luz de la investigación sobre la relación del BBVA y Villarejo, la defensa del presidente de Ausbanc cuestiona la legitimidad del procedimiento articulado y plantea la posibilidad de que estuviese contaminado desde el inicio, si bien esta línea de investigación sigue bajo secreto y aún no han podido tener acceso a las actuaciones.

Indicios contra Ausbanc

Fuentes fiscales consultadas por Europa Press en la Audiencia Nacional, descartan que pueda invalidarse la investigación sobre Ausbanc incluso en el caso de que Villarejo hubiera sido el artífice de la denuncia inicial que motivó las pesquisas, porque entienden que los indicios en su contra son más que suficientes y en lo que respecta al BBVA, sólo es una pequeña parte del acervo probatorio de que disponen.

Además, las mismas fuentes destacan que la apertura de las diligencias llevó a bancos y empresas, más allá del BBVA, a denunciar en la Audiencia Nacional que también habían sido víctimas de la presunta extorsión y a la supuesta implicación de Manos Limpias, que no estaba en la denuncia anónima inicial y cuyo presidente, Miguel Bernad, será juzgado en el mismo procedimiento.

Las conversaciones intervenidas demuestran, según las citadas fuentes, que Ausbanc y Manos Limpias emplearon estas prácticas, entre otros, contra Unicaja, a la que reclamaron un millón de euros a cambio de archivar el procedimiento contra su presidente, Braulio Medel, en el caso de los ERE de Andalucía.

El escrito de acusación también destaca, por ejemplo, la presión ejercida al Banco Sabadell, a Volkswagen en el caso del trucaje de los motores diésel de sus vehículos, al Banco Santander y a La Caixa.

Paradójicamente, el BBVA, que ejercía acusación particular, se retiró del procedimiento el pasado mes de julio.