Anadolu Efes deja KO a un triste Baskonia (77-102)

Castigando la débil defensa gasteiztarra y con un acierto más que notable, el líder de la Euroliga ha barrido a un Kirolbet Baskonia que ni ha competido.

Arnaitz Gorriti|06/12/2019
Baskonia
A medio camino entre desesperado y entregado, así ha vivido Velimir Perasovic el desastre frente a Efes. (Jaizki FONTANEDA / FOKU)

Perder contra Anadolu Efes es aceptable, pero no competir, no. Pues bien, Kirolbet Baskonia ha sido incapaz siquiera de competirle el partido al líder de la Euroliga, que ha dejado KO al cuadro gasteiztarra, valiéndose de la floja defensa de los de Perasovic y merced a un acierto muy notable. Los más de 11.000 valientes que han acudido al Buesa Arena se han tenido que tragar una versión muy apagada de la escuadra baskonista, que no ha hecho ni ademán de ir a por el partido desde casi el salto inicial. La mayor ventaja gasteiztarra ha sido un 3-0, porque en adelante todo ha ido cuesta abajo y sin frenos.

Ha sorprendido Velimir Perasovic alineando a Miguel González en el quinteto titular, pero los primeros escarceos por delante de los gasteiztarras han hallado cumplida respuesta por parte de Anadolu Efes, que ha encontrado un inusitado acierto desde más allá del triple, con Beaubois, Larkin y Singleton haciendo trizas la defensa de ayudas largas del Baskonia. Vildoza, que pese a sus problemas de hombro ha podido jugar, Diop y Shengelia han intentado replicar desde la larga distancia, pero con una defensa tan fácilmente batible como ha sido la gasteiztarra en el primer cuarto, la renta se ha escapado hasta un 16-26 al final del primer asalto. Y claro, el Buesa Arena no sabía ni cómo ponerse.

Y menos que ha sabido cómo ponerse con el parcial de 2-11 que los de Ergin Ataman han endosado al Baskonia, con un Shane Larkin sencillamente infalible, mientras que Chris Singleton ha cerrado el parcial después de cortar un pase de Vildoza y acabar con un fácil mate a la contra. La renta de Anadolu Efes ha llegado a ser de 22 puntos, 24-46, y eso que previamente Shengelia ha paliado mínimamente la sangría de los de Ataman con unas cuantas canastas plenas de mala leche y calidad, cargando de faltas de paso a Sanli y Pleiss. Sin embargo, poca continuidad y poca colectividad ha habido en el intento de Kirolbet Baskonia de arrimarse seriamente al vigente subcampeón de la Euroliga.

Los minutos finales del segundo cuarto han sido un puro ejercicio de impotencia al ver cómo Anadolu Efes ha sabido mantener su renta sin ningún problema, pese a los esfuerzos de un Baskonia tan peleón como desesperado, que bastante ha tenido con sacarle la cuarta personal a Pleiss y llegar «solo» 20 puntos abajo al descanso: 35-55, con 13 de 17 en tiros de dos puntos y 9 de 16 en triples para la escuadra otomana.

Stauskas contra todos

Si el porcentual de triples fuera un indicador objetivo de competitividad, Kirolbet Baskonia hubiera estado hasta el final en la pelea por el partido, sobre todo desde el acierto de Nik Stauskas, principal arma baskonista tras el receso. El problema es que Anadolu Efes no ha permitido ni hacer cosquillas.

La ventaja otomana se ha disparado hasta los 30 puntos, 44-74, momento en el que Larkin, aplaudido por un Buesa Arena rendido, se ha tomado unos minutos de reposo. Suerte que en esos momentos Stauskas ha tenido la compañía de Micheal Eric y Shengelia han arreglado mínimamente el desaguisado, logrando un parcial de 9-2 para llegar al último cuarto con 53-76 en el luminoso.

Pero con el último cuarto, pese a las canastas de maquillaje de Micheal Eric, los de Ergin Ataman han vuelto a apretar el acelerador, al punto de que han superado la treintena como máxima renta, 65-96, merced al quinto triple de Larkin. Mientras, el Buesa Arena ha pitado con profusión la decisión de Velimir Perasovic de devolver a Shengelia a la pista con el partido roto y la perspectiva de un partido importantísimo de Liga ACB frente a la Penya en menos de 48 horas. Dentro de lo malo, ha podido debutar Lautaro López –también es cierto que Vildoza se ha resentido del hombro–, pero poco más que rescatar en un partido que a la fuerza hay que olvidar para no caer en la depresión.

En la Euroliga, Kirolbet Baskonia ha caído a la undécima plaza, aunque solo esté a un triunfo del octavo. Pero jugando como ante Anadolu Efes, uno no sabe si el esfuerzo merece la pena.

VIERNES: Derbi por todo lo alto

Un derbi entre Panathinaikos y Olympiacos siempre es de alto voltaje, y más como este año, cuando ese partido no se repite en la Liga Helena. Más allá de su calidad, el resultado del derbi del OAKA ha sido para el PAO en el tiempo extra, después de que Papagiannis haya evitado el triunfo de los del Pireo a seis segundos para el final, y con un espectacular Tyrese Rice. Por otro lado, el Barça ha superado al Khimki en el duelo entre Shved y Mirotic, el Zenit de San Petersburgo ha roto su racha de derrotas a costa del Asvel Villeurbanne y Fenerbahçe ha vencido en una durísima prórroga al Albe Berlín.

PANATHINAIKOS 99 - OLYMPIACOS 93

Panathinaikos se pone con un balance de 8-4 gracia a superar a Olympiacos en un derbi decidido en la prórroga. A pesar de que Tyrese Rice ha anotado 41 puntos, ha sido Papagiannis quien ha evitado el triunfo del equipo del Pireo con un gancho atinado a seis segundos para el final, dejando el duelo con empate a 86 al final del duelo. Ha sido un toma y daca en el que el PAO ha llevado la iniciativa, pero en el momento de la verdad el mejor Spanoulis de la temporada y Brandon Paul han estado a punto de derrotar a los de Rick Pitino, pero los del OAKA han aguantado el envite, y en el tiempo extra, Calathes y Rice se han conjurado para amarrar un sufrido triunfo.

ZENIT SAN PETERSBURGO 75 - ASVEL VILLEURBANNE 70

Las últimas derrotas del Zenit en la Liga Báltica y en la Euroliga han puesto el empleo y hasta la barba de Joan Plaza en peligro, y más que ha peligrado cuando el Asvel Villeurbanne se ha disparado en el segundo cuarto, llegándose al descanso con 30-36. Pero en estas, el equipo peterburgués ha reaccionado en el tercer cuarto, de la mano de Ayón, Ponitka y sobre todo un Alex Renfroe, único jugador local que no ha sucumbido a la «maldición» de los tiros libres. Pese al 11 de 20 colectivo final, Renfroe ha colado sus cuatro intentos, amén de anotar cuatro tantos más para romper una racha de seis derrotas seguidas.

KHIMKI 94 - BARCELONA 102

En las afueras de Moscú, Khimki y Barcelona se han dado cita en un duelo de pistoleros. Alexei Shved y Mirotic han copado las portadas, pero a la hora de la verdad no han estado solos en un partido con licencia para matar, y en el que el acierto culé desde más allá del arco triplista ha resultado clave para el triunfo, sobre todo el 4 de 5 en triples de Malcom Delaney, autor de la última canasta del partido, en el que se ha pasado la jerarquía y los 28 puntos de Nikola Mirotic por el Arco del Triunfo. Después de dominar con claridad de la mano del ala-pívot hispano-montenegrino, el Khimki, que no solo ha vivido de Shved, ha reaccionado hasta arrimarse 94-97, con una racha tremenda de triples sin fallos de Karasev. No obstante, el tiempo muerto de Pesic ha surtido efecto y la calma de Delaney ha sido providencial para poner al Barça con un balance de 9-3, al tiempo que el Khimki sigue en caída libre y se queda con 6-6, peleando por la octava posición.

FENERBAHÇE 107 - ALBA BERLÍN 102

Gane o pierda sus partidos, esta Euroliga es muy dura para Fenerbahçe. Parecía que al fin iba a tener un partido plácido ante el Alba Berlín, después de irse 30-16 en el primer cuarto. Sin embargo, ha tenido que volver a remar tras verse con un 41-40 al final del segundo asalto, después de que entre Luke Sikma y Giedraitis hayan logrado contrarrestar el brutal arranque de los entrenados por Zeljko Obradovic. Los berlineses han logrado incluso ponerse momentáneamente por delante y contestar a las canastas de De Colo con los triples de Mattisseck, aunque Fenerbahçe ha vuelto a tomar ventaja, 65-62, para el inicio del cuarto final.

Ya en el cuarto cuarto los de Aíto García Reneses han dado el zarpazo, llegando a adelantarse 75-79, pero gracias a un espectacular Sloukas, los otomanos han logrado voltear el marcador. Más aún, una jugada de Derrick Williams que ha comenzado con tapón y finalizado con mate a la contra, parecía decidir el choque, pero un rebote ofensivo providencial de Sikma ha dado el empate a 88 a los alemanes para forzar la prórroga.

Ya en el tiempo extra, el Alba Berlín ha aguantado hasta el empate a 96, pero en esas nueve puntos entre Mahmutoglu y Duverioglu han roto el partido, para que luego Sloukas haya certificado su 13 de 13 en tiros libres, para certificar la escalada de Fenerbahçe hasta colocarse con 5-7, por 4-8 del Alba Berlín.

JUEVES: Mike James se viste de héroe

La sorpresa del Estrella Roja de Belgrado en Milán tuvo un principal eclipse: Mike James, capaz de ganar para el CSKA de Moscú con un triple sobre la bocina de la prórroga un complicadísimo partido ante un aguerrido Zalgiris Kaunas que vuelve a quedarse de vacío. Mientras, el Real Madrid sacó adelante una oda al basket ofensivo ante la escasa defensa de Valencia Basket, mientras que Maccabi sigue intratable en casa, siendo el Bayern de Múnich su última víctima.

CSKA MOSCÚ 85 - ZALGIRIS KAUNAS 82

Dio igual que, con empate a 69, Mike James errara el tiro ganador después de que el cuadro ruso remontara un mal inicio ante el campeón lituano. Dio igual que, tras la canasta de Mike James para el 82-80, Walkup pusiera las tablas en los segundos finales de la prórroga merced a un tapón ilegal. A Mike James le gusta disfrazarse de héroe, y cuando el tiempo muerto de Itoudis le encargó la misión de desequilibrar el partido, él lo hizo. Dio igual que hubiera fallado sus anteriores triples o que Zalgiris Kaunas hubiera hecho del juego colectivo su credo y de Walkup su distribuidor. Mike James se puso la capa y anotó el triple de la victoria, que así alza a los moscovitas con un balance de 8-4, en la zona noble de la Euroliga, mientras que los de Jasikevicius, con 3-9, siguen hundiéndose. La vida es así cuando Mike James se la juega; gana o pierde, pero nadie más que él.

ARMANI MILANO 67 - ESTRELLA ROJA 77

Quinta victoria para el Estrella Roja, sorprendiendo a un Armani Milano que pierde comba poco a poco. Solo un regular Sergio Rodríguez fue capaz de anotar más de diez puntos en el cuadro lombardo, al tiempo que el partido se decantaba para los «gitanos» belgradenses con un parcial de 10-18 en el tercer cuarto. Lorenzo Brown, con 21 puntos y 7 asistencias, volvió a ser el líder del cuadro serbio, que contó además con los triples de Billy Baron y un solvente Derrick Brown para consumar la sorpresa del jueves.

MACCABI 77 - BAYERN MÚNICH 55

Cuando un equipo firma un 16 de 47 en tiros de campo y pierde 19 balones en un partido que juega fuera de casa, difícilmente podrá ganar. El Bayern de Múnich pecó en el segundo cuarto, encajando un 19-8 de parcial, y aunque quiso volver al partido con su estilo colectivo y con Maodo Lo asumiendo la responsabilidad, cuando el Maccabi apretó en el último cuarto, allí ya no hubo nada que hacer. Wilbekin, Zoosman y Othello Hunter fueron demasiado para la escuadra bávara,. que se desploma con un balance de 4-8, mientras que el 8-4 de los de Sfairopoulos los mantiene firmemente situados entre los cinco primeros.

REAL MADRID 111 - VALENCIA BASKET 99

Al Real Madrid no le importa jugar con marcadores NBA; a Valencia Basket debiera importarle. Dio igual la resistencia anotadora de Loyd, Dubljevic y Mike Tobey; si los taronja quieren batir a los de Laso, más aún a domicilio, deben defender mejo. Cieerto que el 17 de 29 en triples que firmaron los madridistas tuvo mucho de talento individual, pero lo cierto es que el cuadro valenciano quiso jugar al intercambio de golpes y el Real Madrid le ganó, por poco, los cuatro cuartos. Noveno triunfo de los merengues que siguen sin perder en casa, al tiempo que la reacción taronja fuera de La Fonteta vuelve a diluirse, como su equipo en la clasificación: decimoquinto con un balance de 4-8.