RETAbet Bilbao Basket cae, pero obliga al Real Madrid a ser excelente (93-83)

Pese al marcaje que ha padecido Axel Bouteille, los hombres de negro se han agarrado al partido hasta el final. Sergi Llull, con un gran último cuarto, ha decidido la eliminatoria. El Real Madrid se enfrentará a Valencia Basket, que ha derrotado por 78-82 al Barça.

Arnaitz Gorriti|14/02/2020
Retabet
Un contundente Balvin machaca por encima del tapón ilegal de Tavares. Bilbao Basket ha caído con las botas puestas. (ACB PHOTO)

«Estoy muy orgulloso de mi equipo», ha admitido Alex Mumbrú, aún con el partido bien en caliente, después de que RETAbet Bilbao Basket no haya podido hacer el milagro de mandar para casa al Real Madrid.

Los hombres de negro han quedado apeados de las semifinales sde Copa, tal y como presumían los pronósticos, pero los de Mumbrú han obligado a la excelencia a un Real Madrid que, salvo en el tercer cuarto, nunca ha dispuesto de ventajas muy cómodas.

Más aún, los bilbainos han llegado a arrimarse 75-70 mediado el último asalto, encendiendo los ánimos de un repleto Palacio de los Deportes José María Martín Carpena.

No obstante, el «desaparecido» Sergi Llull ha emergido en los momentos de apuro de su equipo, anotando canastas de todos los colores, incluyendo un «tres más uno», para dar la puntilla a un Bilbao Basket que, aun sabiendo que ya estaba perdido, ni así ha bajado los brazos.

«Bilbao Basket y su cuerpo técnico tienen mucho mérito», ha reconocido a su vez Pablo Laso, aliviado después de que durante varias fases del partido los hombrews de negro hayan tuteado sin complejos a los merengues.

Y todo ello en un día en el que, poese a terminar con 13 puntos, Axel Bouteille apenas ha podido moverse debido al pegajoso marcaje al que ha sido sometido. Gabriel Deck ha secado durante 15 minutos al alero galo, y pese a todo Bilbao Basket ha sabido encontrar otros recursos.

Por ejemplo, un Rouselle que ha terminado con 16 tantos, un Balvin que ha vivido un espectacular duelo con Tavares en el que para nada ha salido perdiendo –12 puntos y 12 rebotes para el checo; 12 puntos y 14 rechaces para el caboverdiano–, o los chispazos de Kulboka y Sulejmanovic, por no hablar de un Sergi Rodríguez inesperadamente positivo, sobre todo a partir del bajón bilbaino del tercer cuarto.

Los hombres de negro han ido por delante durante varias fases de la primera mitad, a pesar de que Bouteille, como queda dicho, ha sido martirizado por la defensa de Deck, que además también le ha hecho daño en ataque –otro tanto se puede decir de Randolph, que ha buscado por sistema al alero galo cuando ha quedado emparejado con él–.

Con las espadas por todo lo alto, un triple del propio Bouteille ha cerrado la primera mitad, dejando el marcador en 50-47. Los hombres de negro han aguantado durante esos 20 primeros minutos el 50% de efectividad en el tiro de tres y, pese sufrir para cerrar el rebote frente a Tavares, Randolph y compañía, también han hecho daño entre Balvin, Lammers y Sulejmanovic.

Por encima del sufrimiento

El tercer cuarto ha sido el peor, ya que el Real Madrid se ha impuesto por un parcial de 23-16, alcanzando el último asalto con 73-63 en el marcador. Carroll ha encontrado el acierto, así como Causeur, y la defensa madridista ha sido mucho más pegajosa, así con Rouselle como con un desatinadísimo Schreiner.

Durante varioas minutos los triples de Kulboka han sido los únicos recursos ofensivos bilbainos, al punto de que el marcador ha llegado a ir 71-55 después de un parcial de 14-0 de los entrenados por Laso.

Ha sido ese momento de sosobra en el que ha aparecido el mejor Sergio Rodríguez. Gracias a su pelea y a varias acciones de calidad como una asistencia por la espalda para que machacara Balvin, los hombres de negro se han aferrado al partido.

Después del 73-63, los vizcainos han endosado un parcial de 2-7 con el que encender la grada malagueña, mayoritariamente antimadridista, porque el luminoso se ha llegado a poner 75-70.

Ese ha sido el momento de Llull. El «combo guard» balear se ha echado a su equipo a la espalda, anotando canastas de toda clase y condición, incluyendo un «tres más uno» de pura habilidad que le ha sacado a Rouselle.

Bilbao Basket se ha negado a bajar los brazos y ha apretado, incluso ensayando una zona 2-3, y ha podido arrimarse a seis puntos, pero la intimidación de Tavares ha evitado que Rafa Martínez haya podido anotar una bandeja en apariencia sencilla, con lo que los hombres de negro, pese a intentarlo todo, se ha  tenido que resignar a su suerte.

BARCELONA LASSA 78 - VALENCIA BASKET 82

Han jugado un partido lleno de rachas, sobre todo en su primera mitad, aunque el triunfo se ha cimentado en una racha de 0-14 de los taronja en el tercer asalto. Si el Barça ha comenzado con un 8-0 ante un rival que ha tardado en adquirir temperatura, el cuador tatonja ha empezado a tomar aire de la mano de San Emeterio.

Y una vez que «El Santo» ha atemperado los nervios de su equipo, los de Jaume Ponsarnau se han puesto a la tarea de remontar, al punto de terminar el primer cuarto por delante 18-19, después de un parcial de 0-7.

Ese parcial se ha alargado hasta un 0-20, llegando a colocarse 18-32 tras un triple a la contra de Abalde. No obstante, los de Svetislav Pesic han sabido voltear ese marcador, al encontrar en un acertadísimo Claver –5 de 6 en triples para el canterano de Valencia Basket– para empatar a 38, aunque un triple de Doornekamp ha dejado el marcador en 38-41 al descanso.

El que resiste, vence

Nikola Mirotic ha estado bien vigilado por Labeyrie, pero cuando se ha emparejado con Ndour, el senegalés ha terminado con la cara algo colorada.

El hispano-montenegrino ha destapado todas sus esencias de juego en un tercer cuarto primoroso, pero Valencia Basket ha resistido ese embate.

Más aún, bajo la dirección de un gran Quino Colom –ausente Van Rossom por lesión, y tocado Vives por las faltas y por problemas en un muslo–, los de Jaume Ponsarnau han pasado de perder por 52-50 a ganar por 52-64, resultado con el que se ha llegado al final del tercer cuarto.

Delaney y Higgins se han unido entonces a Mirotic para tratar de remontar, algo que el Barça ha hecho esta campaña sobre Valencia Basket en sus cuatro anteriores enfrentamientos.

Pero los taronja han encontrado a Mike Tobey y a Dubljevic para sumar puntos de cara a la recta final. En esa recta final, una absurda antideportiva de Doornekamp a Delaney, más varios tiros libres errados por el propio ala-pívot canadiense y Colom han dejado al Barça con inesperadas opciones de buscar una milagrosa prórroga, después de haber desperdiciado un sinfín de ataques a golpe de triple, a cada cual más absurdo.

Valencia Basket ha padecido muchísima presión, pero ha sabido sobrevivir a sus propios fantasmas, después de que Abalde, con un rebote en defensa y dos tiros libres, el haya echado el candado al partido.