Olaizola II y Urrutikoetxea lucen sus mejores galas (22-14)

Encadenando remate tras remate, la pareja de Baiko ha certificado su sexta posición dominando a unos Ezkurdia y Martija menos tensos por estar directamente clasificados para a semifinales

Arnaitz Gorriti|23/02/2020
Pilota
Tanto Olaizola como Urrutikoetxea han vuelto loco a Ezkurdian, obligándolo a defenderse casi a cada rato. (Marisol RAMÍREZ / FOKU)

«El objetivo de este partido es no hacerse daño de cara a los playoffs», ha declarado Mikel Urrutikoetxea en la previa a su último partido de la liguilla de la primera fase. Y lo cierto es que el «líbero» de Zaratamo ha podido guardarse sus manos para más duros días, pudiendo, junto con Aimar Olaizola, sumar un sexto triunfo sobre Ezkurdia y Martija, corroborando con todas las de la ley su sexta plaza en la liguilla del Campeonato de Parejas. Los aficionados que se han dado cita al frontón Bizkaia de Bilbo han disfrutado con el arte rematador de los dos contendientes, sobre todo con el de Goizueta en la primera mitad, mientras que Urrutikoetxea ha sacado brillo a su repertorio de delantero en los últimos tantos.

Ezkurdia y Martija, ya clasificados para semifinales, han disputado un partido más descafeinado, en el que el presumible dominio del delantero de Arbizu no ha sido tal. Quizá porque las pelotas, según las palabras del voleísta navarro, «se han gastado enseguida y parecían de corcho». Quizá porque, simplemente, sus rivales han jugado a placer, sin esas urgencias clasificatorias ni el agobio de tener que capear un dominio constante, como les ha sucedido en buena parte de la liguilla de primera fase.

Después de un arranque más o menos igualado, aunque con tendencia colorada, a partir del 4-5 con el que se han adelantado Ezkurdia y Martija, el partido ha dado un vuelco. Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea han sacado una de sus pelotas del cestaño y han endosado un parcial de 8-0 con el que virtualmente han roto el encuentro. Ese ha sido el mejor momento del delantero de Goizueta, que con el aire y la cortada ha vuelto loco a un Ezkurdia incómodo cuando ha tenido que defender. Urrutikoetxea, que en este encuentro ha abusado mucho menos de lo habitual del juego de aire, también se ha apuntado una dejada en el txoko en el que los cuatro pelotaris han terminado dentro de los cuadros delanteros, viendo que se ha dedicado más que nunca a disfrutar del juego.

Un fallo de Olaizola II ha propiciado entonces una reacción azul. Cambio de pelota y, por ende, mayor peso atacante de Ezkurdia, que también ha demostrado tener recursos. La pareja de Aspe se ha arrimado hasta el 12-9, pero no han logrado acercarse más. Haciendo la goma, la distancia entre las dos parejas ha oscilado desde los tres a los cinco tantos hasta que, preludio del último descanso de televisión, un par de grandes tantos de Urrutikoetxea han terminado por apuntillar a Ezkurdia y Martija, que además han sumado algún que otro error en el último tramo, sobre todo por las ansias de Ezkurdia por cambiar el ritmo de juego. El de Arbizu, yendo casi siempre a la contra, ha comprobado que Olaizola II y Urrutikoetxea son una pareja de supervivientes a los que hay que ganar casi cada punto y quien quiera derrotarlos deberá saltar a la cancha con las ideas claras de que deberán hacer un duro y largo trabajo. Mientras, los de Baiko parecen ir de menos a más, y aunque se pongan la etiqueta de víctimas de cara al cruce frente a Artola e Imaz del sábado que viene, van a suponer una mochila bien pesada para sus adversarios.