Kirolbet Baskonia, a un partido de cumplir su sueño liguero

Los jugadores de Dusko Ivanovic saben que en el apartado físico son inferiores a todo el entramado del Barcelona de Pesic, pero a un partido y sin factor cancha, las fuerzas se igualan y todo es posible en la final.

Arnaitz Gorriti|29/06/2020
Acb
Los capitanes y entrenadores del Baskonia y el Barça, rodeando el oscuro objeto del deseo, que es este trofeo que acredita el título de la Liga ACB 2019/2020. (M. POZO / ACB PHOTO)

Las tres veces que Saski Baskonia se llevó la Liga ACB, en 2002, 2008 y 2010, ganó por 0-3. Esta vez no se juega en el Buesa Arena, ni el resultado es de 0-2, pero la cuarta Liga ACB para los gasteiztarras está a un triunfo.

A partir de las 20.00, los de Dusko Ivanovic se las verán con un rival clásico en sus aventuras, un Barcelona que ya fue subcampeón en las finales de 2008 y 2010, pero que en 2009 –con el factor cancha a favor del Baskonia– se llevó el título doméstico.

En vista de lo ocurrido a lo largo de la campaña, el Barça partiría como claro favorito, puesto que en el momento en que se interrumpió la Liga Regular ocupara la primera plaza, mientras que los gasteiztarras apenas recién habían logrado meterse entre los ocho primeros, después de una calamitosa primera vuelta tras la cual se quedaron sin opciones de jugar la Copa.

Pero lo ocurrido a lo largo de la campaña no sirve de nada en un contexto tan particular como el creado a raíz de la crisis de ls covid-19.

El baloncesto ACB ha regresado con toda la fuerza del mundo y sin respetar jerarquías.

Así, el Real Madrid, vigente campeón de las dos últimas campañas, se ha quedado fuera de las semifinales por primera vez desde 2008; Kirolbet Baskonia está en la fialísima después de rozar el desastre ante Unicaja, cuando a 13 segundos del final perdía por 72-75 y Melvin Ejim disponía de dos tiros libres, por no hablar del triple final de Jordan Loyd en semifinales, un jugador al que Valencia Basket dejará escapar pero que le ha dado un tremendo rendimiento en esta Fase Final, y que bien pudo haber reescrito la historia con su triple ganador.

No hay lógica que valga, pues, a la hora de vaticinar lo que sucederá este martes a partir de las 20.00, ni siquiera mirando lo que sucedió en la primera fase en el grupo A, cuando el Barça batió por 81-75 a los de Ivanovic.

«Debemos jugar mucho mejor que entonces», advertía el técnico montenegrino aún con la euforia de haber ganado la semifinal, a lo que añadía aquello de «vamos a ver si el Barça es capaz de ganarnos dos veces».

No le falta razón al de Bijelo Polje, siempre y cuando su equipo mejore en aspectos como el rebote –ante Valencia Basket perdió por 40 a 26, y los recursos reboteadores del Barça no son inferiores a los taronja– y su ataque estático a media pista.

«Cuando podemos correr marcamos diferencias», ha recordado en la rueda de prensa previa al duelo del martes Luca Vildoza. Es cierto, por otro lado, que el Barça parte con un solo base puro como es Heurtel, pero el nivel que está dando Adam Hanga en el puesto de armador está siendo espectacular.

Así las cosas, parece difícil que el conjunto blaugrana pierda 20 balones, como le pasó a Valencia Basket en semifinales, al tiempo que la defensa culé sí puede ser bien capaz de aumentar el número de pérdidas a los gasteiztarras.

Sobre todo cuando Pesic ha juntado a Hanga, Higgins y Claver en el parqué, la escuadra blaugrana ha ahogado a sus adversarios, como bien le sucedió al propio Baskonia en el partido de la primera fase, especialmente en los primeros minutos del primer cuarto, al tiempo que recambios como Brandos Davies, Kuric u Oriola han dado una vuelta de tuerca más al aspecto físico cuando el bueno de Svetislav Pesic ha puesto sus rotaciones en marcha.

«No tenemos que respetarlos tanto. Ellos son un gran equipo, pero nosotros también», ha opinado Luca Vildoza en su previa, en un arranque de dignidad bien necesario para evitar lo que le pasó a San Pablo Burgos en semifinales, que necesitó de un gran esfuerzo para igualar el marcador luego de un arranque en el que se vio acogotado por el Barça, y que al final se quedó sin energías cuando los de Pesic apretaron el acelerador tras el receso. El Baskonia sabe lo que es ganar al Barça esta misma campaña y sabe que tiene armas de sobra para hacerle daño al bando culé. Armas de sobra y variadas.

«Que en cada partido haya destacado un jugador diferente dices buenas cosas de nuestro equipo, que se ha preparado muy bien para esta serie», ha declarado por su parte Dusko Ivanovic.

Duelo muy físico

Sobre la final del martes, Ivanovic ha vaticinado que probablemente los dos equipos jugarán un duelo «muy físico» y ha advertido de que el Barcelona también juega «una defensa muy buena».

«Los dos vamos a intentar ganar en este aspecto y el equipo que cometa menos errores en defensa tendrá más opciones de ganar», ha subrayado el entrenadormontenegrino, que ha vuelto a incidir diciendo que está disfrutando con estos jugadores que «trabajan y juegan bien».

El de Bijelo Polje ha reiterado que él tenía fe en ellos cuando llegó a Gasteiz en diciembre, y por ello ha vuelto a valorar a su plantilla que son buenos chicos y buenos jugadores, a los que solo les estaba faltando «luchar 40 minutos para ganar un partido».

Preguntado respecto al juego del Barça en esta fase final, Ivanovic ha manifestado que han hecho «un equipo fuerte que defiende bien y que intenta destruir el ataque del rival», por lo que se tendrán que «adaptar y encontrar la buena manera de atacar».

Asimismo, ha considerado que el duelo entre Nikola Mirotic y Toko Shengelia unirá a dos de los mejores «cuatros» de Europa, al tiempo que ha reflexionado que «jugar con cuatro jugadores pequeños es una enorme ventaja en ataque», para agregar que «el baloncesto europeo moderno se va jugar con gente más móvil».

Vildoza, por su parte, ha hablado sobre su lesión en el hombro derecho, que le hizo pasar por el quirófano en febrero, y ha reconocido que no se veía volviendo "«a este nivel» y ha dicho que estar en esta Fase Final es «invencible» y está disfrutando de cada momento.

«La lesión quedó en el pasado y estoy disfrutando de estar en el campo», ha manifestóado el jugador argentino, que ha añadido que aprende «algo nuevo todos los días», sobre todo ahora que juega de escolta casi a tiempo completo, en buena medida por el bajo nivel que está mostrando Matt Janning y porque Granger y Pierria Henry está rindiendo a buena condición ejerciendo de bases de la escuadra gasteiztarra.

Y por si fuera poco, no ha podido faltar la anécdota graciosa con Svetislav Pesic.

El técnico de Novi Sad, rompiendo con esa regla no escrita de no tocar el trofeo hasta ganar la final, se ha dedicado a sobar la copa de campeón de la Liga ACB, incitando a Ivanovic a hacer lo mismo, «porque lo mismo más tarde... nunca se sabe», ha bromeado este zorro a punto de cumplir los 71 años.

Ivanovic, cerca de soplar 63 velas, se ha limitado a sonreír y a replicar, con su innata clase, «ya veremos».

DeShaun Thomas, cerca de Gasteiz

Por otro lado, aunque la temporada 2019/2020 no ha terminado aún, hay que empezar a preparar ya la siguiente. Y en el seno de Kirolbet Baskonia, la web Eurohoops.net anuncia la inminente llegada del ala-pívot DeShaun Thomas, después de que el jugador ha rescindido su contrato con Panathinaikos.

El club griego y el jugador buscaban extinguir su relación contractual, ya que los 800.000 euros que Thomas iba a percibir durante la campaña 2020/21 se consideraban una cantidad «prohibitiva» para el Panathinaikos.

Thomas, que disputó la Liga ACB con el Barça durante la temporada 2014/15, fue uno de los grandes líderes del conjunto griego esta campaña, promediando 13,9 puntos, 4,4 rebotes, 1 robo y 13,6 de valoración por partido en la Euroliga.

 

NAIZ KONTZERTUAK
Loading player...


Liher taldeak Donostiako Doka Kafe Antzokian emandako kontzertuaren unerik onenak.