Haritzalde demanda al Ayuntamiento de Donostia por no regenerar Belartza

La asociación ecologista Haritzalde ha demandado al Ayuntamiento de Donostia por incumplir la sentencia del TSJPV por la que tendría que haber devuelto Belartza II a su «estado natural» tras autorizar unos vertidos. Por otro lado, también han criticado la «insólita» propuesta de ubicar un vertedero para depositar los escombros de las obras del TAV.

NAIZ|04/08/2020
Belartza
Obras en Belartza. (Haritzalde)

La asociación Haritzalde ha presentado una demanda contra el Ayuntamiento de Donostia por no haber regenerado el paraje de Belartza II después de que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) le obligase a ello hace un año tras fallar contra la licencia municipal que permitió vertidos de rocas en la zona.

El colectivo ecologista interpuso la demanda de ejecución el pasado viernes ante el Juzgado de lo Contencioso-Adiministrativo número 2 de Donostia, aunque no ha informado de ello hasta este martes.

Haritzalde explica en un comunicado que, según la sentencia del TSJPV, emitida en junio de 2019, el consistorio donostiarra tendría que haber devuelto Belartza II a su «estado natural» en el plazo de dos meses tras haber autorizado los vertidos de la excavación para construir el supermercado Mercadona.

«Más de un año después, el mandato judicial que debía haberse cumplido sin condiciones, no ha sido ejecutado», denuncia la organización naturalista.

Escombros del TAV

Por otra parte, critica la «insólita» propuesta de ubicar un vertedero para depositar los escombros de las obras del tramo Astigarraga-Lezo del tren de alta velocidad, ya que «ignora» la sentencia del TSJPV que obliga a recuperar la zona. 

Añade que, «más allá de este argumento de peso», las alegaciones presentadas por Haritzalde y al menos otras 8 asociaciones, sostienen que dicha propuesta incumple el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad, «que expresamente impide el depósito y la entrada de materiales en este ámbito, donde para más inri existe un Hábitat de Interés Comunitario y una importante masa boscosa protegida». También Elkarrekin Donostia ha presentado alegaciones en ese sentido