La flota atunera vasca, preocupada por el aumento de la actividad pirata en el Golfo de Guinea

Anertz Muniategi, director gerente de la Asociación de Armadores de Buques Atuneros Congeladores, ha apuntado que la amenaza pirata en el Golfo de Guinea antes era «prácticamente inexistente, pero ahora ya empieza a alcanzar niveles preocupantes».

Naiz|22/11/2020

La flota atunera vasca que faena en Océano atlántico ha mostrado su «inquietud» por el aumento «más que preocupante» de la actividad pirata en el Golfo de Guinea, donde hace escasas fechas se han dado ataques en aguas de Benin y de Nigeria centrados, sobre todo, en barcos mercantes, principalmente petroleros.

En declaraciones a Europa Press, el director gerente de la Asociación de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (ANABAC), que agrupa a la flota atunera congeladora vasca de pesca al cerco, Anertz Muniategi, ha apuntado que la amenaza pirata en el Golfo de Guinea antes era «prácticamente inexistente, pero ahora ya empieza a alcanzar niveles preocupantes».

En este sentido, ha manifestado que la decena de naves que forman la flota atunera vasca en el Océano atlántico ha tenido este mismo año «algún susto», con alguna persecución por parte de piratas, «pero ha quedado en eso y han podido distanciarse de los perseguidores».

La problemática la sufre en mayor medida la marina mercante, siendo los petroleros los barcos más atacados, incidentes de los que el Centro de Operaciones de Vigilancia y Seguridad Marítima (COVAM) de la Armada alerta a la flota atunera, cuando existe alguna amenaza de piratería en zonas próximas a su derrota.

«Los ataques cada vez son más frecuentes y son algo más que una mera anécdota y está adquiriendo una condición preocupante», ha señalado Muniategi, para añadir que es el propio Ministerio de Defensa el que informa a la flota de estas incidencias que se dan y «son plenamente conscientes de esta situación».

A diferencia de lo que ocurre en el Océano Indico, donde la operación militar Atalanta hace frente a la piratería para que se pueda faenar «tranquilamente» en la zona, en el Golfo de Guinea no hay unidades militares destacadas permanentemente en la zona para repeler los ataques.

La distancia respecto a la costa en la que se mueve la flota atunera hace que no sea un objetivo «prioritario» de lo piratas, que buscan asaltar buques mercantes, sobre todo, petroleros. No obstante, el hecho de que el número de asaltos se esté multiplicando, hace percibir a los pesqueros un incremento de la situación de violencia, que «empieza a ser preocupante», ha insistido el representante de ANABAC.

Por su parte, los atuneros vascos que faenan en el Océano Indico cuentan con la protección de guardias de seguridad privada embarcados, a lo que se añade la Operación Atalanta, que da soporte militar.