1 comentario

Ausentes y ausencias

Las dos manifestaciones que recorrerán este sábado las calles de Baiona y Bilbao recordarán a los más de socientos presos políticos vascos, ausentes forzosos cuyos derechos se ven, día tras día, conculcados. En algunos casos desde hace décadas.

El ensañamiento de los poderes del Estado contra quienes militaron en la insurgencia vasca contra la asimilación al régimen del 78, además de no homologarse con un régimen democrático, es de una falta de inteligencia que asusta.

En Euskal Herria -y también en la Villa y Corte- todo el mundo sabe que con presos no hay ni habrá normalidad ni paz verdadera.  Y por eso no es inteligente empeñarse en cerrar candados en lugar de abrirlos.

Este sábado decenas de miles de vascas y vascos volverán a repetir que no olvidan a los ausentes. Pero también constatarán las ausencias. Etchegaray  estará en Baiona, pero Urkullu seguirá atrincherado en Ajuria Enea, ajeno a lo que en la calle ocurra.

Alguien debiera decirle que su presencia en los actos convocados facilitaría las cosas. El sabrá por qué no lo hace.

/