0 comentarios

El Estado quiere guerra

Lo hemos visto en Colombia en estos días turbulentos en la que una parte de la guerrilla de las FARC, aunque minoritaria, ha decidido  volver a echarse al monte a la vista de la actitud de un Estado que se resiste a adoptar medidas que consoliden una paz estable y justa. Al Estado, en Colombia le conviene la guerra.

Y, sin ánimo de trasladar aquí una realidad tan diferente, observamos que también al Estado español le conviene la guerra de baja intensidad que le permita argumentar contra los procesos de liberación de los pueblos. Le conviene mantener rehenes y la política de castigo a  sus familiares y amigos.

Porque ese es el caldo de cultivo ideal para generar desconfianzas y desilusiones.

El próximo juicio contra 47 personas entregadas a la defensa de los derechos humanos de presas y presos no tiene otra explicación. Y si no es el Gobierno de Sánchez el responsable, lo será la Guardia  Civil o la Judicatura de excepción. O los tres al alimón. O sea el Estado. La inteligencia está en no caer en trampas para elefantes.

/