3 comentarios

El festival de Eurovisión


Todas las mañanas en Info7 irratia

Si no fuera porque lo he contrastado en varias fuentes, lo de la prohibición de la ikurriña en Eurovisión me hubiera parecida un mal chiste, de los de sal gorda, que tanto se prodigan hoy en día en las televisiones. Y es que no es que no esté permitido exhibir la bandera del pueblo más antiguo de Europa en su cutre festival de la canción, sino que está “específicamente no autorizada”. Junto a la del Estado Islámico, Nagorno-Karabaj, Kosovo y Crimea.

El disparate es de tal calibre que sólo puedo adivinar la mano peluda de quien ustedes saben detrás de las bambalinas. Y es que no es fácil imaginar a los mandamases del festival en cuestión perdiendo su precioso tiempo en tamaña memez. Pero, bien pensado, casi mejor así.

Algún día decidiremos si participar o no como un estado más de Europa. Entonces iremos con nuestra bandera. Aunque igual decidimos no ir y que sigan los chiquilicuatres del momento atormentando a las audiencias.

/