1 comentario

El impulso no es jurídico


Todas las mañanas en Info7 irratia

Algo huele a podrido, y no en Dinamarca como sentenció Shakespeare en Hamlet.

Huele a podredumbre en Madrid, en sus altos tribunales, allí donde estrategia política, intereses y códigos legales se baten en un combinado incompatible con el concepto de Justicia.

Ahora resulta que el Reino de España renuncia a detener al exiliado Puigdemont porque su arresto podría facilitar los intereses del candidato a la reelección de la Generalitat. O sea, el mundo al revés.

Si algo queda claro a los ojos del más miope es que el impulso que mueve al tribunal poco o nada tiene que ver con los códigos jurídicos sino con el mero interés del unionismo españolista.

Y si no, repasen el texto del impagable auto del juez Llanera.

/