2 comentarios

El parto de los montes

Es conocida la fábula atribuida a Esopo, siglos antes de los tiempos de Maricastaña, y que luego actualizó Felix María de Samaniego. Se titula "El parto de los montes" y está a caballo del humor y de la crítica: "Con varios ademanes horrorosos/ los montes de parir dieron señales/ Consintieron los hombres temerosos/ ver nacer los abortos más fatales/ Después que con bramidos espantosos/ infundieron pavor a los mortales/ estos montes que al mundo estremecieron/ un ratoncillo fue lo que parieron.

Viene a colación la divertida fábula a cuenta de la sesuda reflexión del Euskadi Buru Batzar jelkide tras la lectura de los resultados electorales. Ahora se trata de afrontar los tratos para conformar gobiernos en ayuntamientos y diputaciones. Y también en el Gobierno de Nafarroa.

Los de Ortuzar abrieron el melón en medio de gran espectación. Algo complejo después de las cosas que se han dicho en campaña.

Y, miré usted por dónde, han concluido que sólo y en exclusiva van a negociar los cambios de cromos con el PSOE: O sea, lo que todo el mundo sabía.

La fábula de Esopo es más original.

/