0 comentarios

Es tiempo de cambios


Todas las mañanas en Info7 irratia

La autosuficiencia es pecado que lleva seria penitencia, por lo menos cuando de política hablamos.

Los resultados electorales de ayer, en lo tocante a Hego Euskal Herria, nos vuelven a demostrar que el electorado no es propiedad de las máquinas de partido; que los votos no son buques anclados en puerto propio, sino embarcaciones que navegan al pairo de los vientos y que los que ayer optaron por un puerto, mañana recalan en otro.

Los cien mil votos que se fueron de Euskal Herria Bildu, los otros tantos del PSOE; los otros tantos de PP-UPN; los veintitres mil del PNV... y la irrupción brutal de Podemos como primera fuerza, a casi cien mil papeletas de la segunda, lo demuestran.

Dijo Ignacio de Loiola, el miliciano al servicio de la Corona de Castilla que en tiempos de desolación no cabe hacer mudanza. O sea, que es mejor el inmovilismo a la espera de que escampe el temporal.

Pero tengo para mí que no cabe aplicar esa máxima en este tiempo y circunstancia. Lo peor que pudiera hacer el movimiento independentista vasco es buscar argumentos para explicar lo sucedido y echar balones fuera.

Es tiempo de mutación, sin duda, porque la realidad demuestra que lo que no se transforma, se va a pique.

/