1 comentario

Esa película ya la tenemos vista

Faltan pocos días para que los jueces españoles den a conocer una sentencia dictada hace ya mucho tiempo. A buen seguro, antes de que comenzara el juicio.

El castigo que pretenden ejemplar a la dirigencia del independentismo catalán acarreará sufrimiento, que es lo que se pretende, pero no es tan seguro que logre anular voluntades. El efecto disuasorio de la represión tiene las patas cortas y las fuerzas de la emancipación y la libertad corren la maratón, sin prisas pero sin pausas.

Será por eso que los piolines han vuelto a atracar en los puertos catalanes para una nueva redada contra la juventud independentista. Acusados de algo tan legítimo como participar en los Comités de Defensa de la República y algo tan absurdo como estar en posesión de materiales susceptibles de ser empleados para la fabricación de explosivos (en cualquier domicilio hay material apto para ello), nueve jóvenes han caido en las garras de la Guardia Civil como preludio a nuevas ilegalizaciones y más represión.

Esa película, secuencia a secuencia, ya la tenemos vista en estos pagos.

/